Los perros pueden comer huesos

¿Es bueno que los perros coman huesos?

¿Quién no recuerda los miles de animados donde el perro siempre estaba comiendo algún hueso? Si alguna vez has pensado en darle un hueso a tu perro, y sé que a todos nos pasa por la mente, probablemente te hayas preguntado: ¿Los perros pueden comer huesos?.

La respuesta es sí, pueden, pero no debemos darles cualquier hueso.

La verdadera respuesta es: depende del hueso del que hablemos y de si está crudo o cocido.

Siempre hay que tener cuidado, incluso si le has dado a tu perro un hueso que debería ser seguro, porque los huesos se pueden tragar.

Huesos

Uno de los problemas de los alimentos seguros para perros con huesos y de las dietas crudas para perros en general es la falta de pruebas de su seguridad y beneficios, en comparación con los alimentos preparados comercialmente.

Es por esto que existe tanto desacuerdo, no solo entre los propietarios de perros, si no entre veterinarios también.

Los fabricantes de alimentos para perros, que utilizan huesos y harina de huesos, suelen aceptar el argumento, por supuesto. Un perro royendo un hueso con alegría es una imagen tradicional y reconocida internacionalmente.

Al fin y al cabo, los perros son carnívoros y la carne es importante. Parece, por tanto, que los nutrientes que contienen los huesos son beneficiosos para ellos. Y en muchos aspectos, eso es cierto.

De hecho, muchas empresas de alimentos para mascotas comercializan los huesos crudos como el acompañamiento perfecto de una dieta cruda para perros, citando sus beneficios nutricionales.

Sin embargo, hay reservas al respecto. La principal es que los huesos crudos aún pueden ser tragados y causar una obstrucción.

Hay muchos aspectos en esta cuestión. Por lo tanto, vamos a analizarlo parte por parte.

Hablemos de huesos y perros

Los huesos contienen nutrientes vitales para los perros, especialmente para los cachorros de razas grandes. Entre estos nutrientes se encuentra el calcio, que es una parte importante de una dieta nutritiva para perros.

El calcio debe representar entre el 1 y el 1,8% del peso seco de la ración del perro.

Los huesos también contienen fósforo, que también es importante. Estos dos nutrientes son tan importantes para un perro que todos los alimentos para mascotas aprobados por la Asociación de Funcionarios de Control de la Alimentación Animal contienen harina de huesos.

En general, los veterinarios recomiendan alimentar a los perros con alimentos nutricionalmente completos. Si añaden huesos, muchos recomiendan huesos crudos comestibles o recreativos.

¿Cuándo son malos los huesos?

Los huesos, per se, no son malos para los perros. En otras palabras, los nutrientes que contienen no son tóxicos. Sin embargo, a la hora de alimentar al perro con huesos cocidos, se recomienda precaución.

La mayoría de los expertos, incluso aquellos a los que no les gusta que los perros tengan huesos, están de acuerdo en que los huesos crudos son probablemente más seguros que los cocidos.

Seguramente conoces a alguien que le da huesos cocidos a sus perros y cuyos perros están bien. Este es también mi caso.

Pero la opinión predominante hoy en día es que los huesos cocidos son más peligrosos que los crudos porque el proceso de cocción los hace más frágiles.

Por lo que es mucho más probable que se rompan.

Por lo tanto, dada la falta de pruebas que demuestren lo contrario, creo que es mejor no dar a su perro huesos cocidos.

Eso no significa que no haya huesos que sean seguros para los perros.

¿Los perros pueden comer huesos?

Para gozar de una salud óptima, el perro debe seguir una dieta equilibrada y nutritiva. Esto incluye a los nutrientes que se encuentran en los huesos.

Los huesos son una parte común en una dieta cruda.

Por otro lado, los nutrientes de los huesos pueden obtenerse a partir de la harina de huesos, un ingrediente habitual en la comida comercial para perros.

Una segunda ventaja de los huesos es que suelen mantener al perro ocupado y feliz durante un tiempo.

Huesos crudos

Si su perro come huesos crudos, probablemente los romperá en trozos pequeños y afilados y se los tragará. Y nadie puede prometerle que una astilla de hueso no le hará daño a su perro.

Lo único que podemos decir es que mucha gente hoy en día alimenta a sus perros con huesos crudos, como las costillas, sin hacerles daño. Entonces, ¿pueden los perros comer huesos crudos sin ninguna preocupación?

El entusiasmo por la comida cruda para perros es cada vez mayor. Por otro lado esto no quiere decir que optar por esta forma de alimentar a los perros sea mejor, ni siquiera que sea lo correcto para todos los perros o en todas las familias.

¿Cómo es posible que hoy en día miles de perros se alimenten con alimentos crudos y se traguen huesos rotos todos los días sin sufrir lesiones? Uno de los argumentos esgrimidos es que los perros simplemente son capaces de digerir los huesos rotos sin efectos secundarios.

Muchos expertos coinciden en que los perros alimentados con comida cruda pueden estar protegidos por la carne que comen en conjunto con los huesos. En otras palabras, es probable que los huesos crudos sean mucho más seguros cuando forman parte de una comida.

Así pues, aunque los huesos crudos no están exentos de riesgos (como cualquier otra fuente de alimentación), está claro que no suponen la terrible amenaza que se piensa para los perros.

Huesos cocidos

No debe dar huesos cocidos a su perro. Esto se debe a que la cocción de los huesos los hace más blandos y es más probable que se rompan y causen una obstrucción.

Sin embargo, a veces se encuentran huesos cocidos hechos especialmente para masticar por los perros.

¿Qué pasa con los huesos de médula para perros?

Huesos de piel de vaca

Los huesos recreativos son los que se dan a los perros para que los mastiquen cuando se relajan en casa. Sirven tanto para hacer feliz al perro como para que se entretengan durante un tiempo. Suelen ser huesos grandes.

Puedes comprar huesos grandes de tuétano en carnicerías y tiendas de animales. Pero, ¿pueden comerlos? ¿Qué pasa exactamente con los huesos de médula para perros?

Continúa leyendo: ¿Los perros pueden comer huesos ahumados?

Se suele pensar que son seguros porque son muy grandes para atragantarse y no se rompen fácilmente. Aunque los que se compran en una tienda de animales suelen estar cocidos.

Pero hay un gran problema en el que todos los veterinarios parecen estar de acuerdo. Pueden romper los dientes de los perros.

Los veterinarios suelen ver fracturas de placas en perros a los que se les han dado huesos grandes y difíciles de masticar. E incluso los veterinarios que están a favor de la alimentación cruda y del uso de huesos para perros advierten a la gente que no debe alimentar a sus perros con huesos grandes y pesados.

Aunque los huesos grandes puede ser una forma de pasar el tiempo para los perros modernos, puede que no sea el comportamiento natural que pensamos.

Los perros salvajes suelen dejar los huesos más duros para masticar el cadáver, a menos que los recursos alimenticios sean limitados, en cuyo caso consumen el cadáver más completamente. Los registros históricos muestran una mayor tasa de dientes rotos en los carnívoros cuando la competencia por la comida es intensa.

Huesos recreativos

Aparte de que los huesos de médula son demasiado duros para los dientes de los perros, otros tipos de huesos plantean dudas. ¿Pueden los perros comer otros tipos de huesos de recreo?

Como regla general, si un hueso es de apoyo (como el hueso de la pata) de un animal tan grande o más grande que su perro, probablemente sea más seguro no comerlo.

Es probable que estos huesos sean duros y fuertes y supongan mayor riesgo de fracturar los dientes de su perro.

Los huesos de soporte de los animales más pequeños, conejos, pollos, etc., no son tan duros y es menos probable su perro dañe su dentadura.

El tracto digestivo de los perros es mucho más corto que el de los humanos y está diseñado específicamente para procesar carne y huesos juntos.

En general, su perro digiere los huesos que come casi por completo sin problemas, siempre que formen parte de su dieta en las proporciones correctas junto con la carne muscular y los órganos.

Los perros alimentados con huesos recreativos sin carne adherida y/o que no tienen suficiente acceso al agua después de comer un hueso pueden acabar estreñidos.

Huesos de costilla

En realidad, es una opción mucho mejor para su perro cuando se trata de animales grandes como vacas y ovejas.

Los huesos de las costillas suelen ser más blandos que los de las patas, y los perros pueden consumirlos más fácilmente.

Huesos de pollo

He aquí una pregunta importante y controvertida.

Continúa leyendo: Mi perro se ha comido huesos de pollo, ¿Qué debo hacer ahora?

En pocas palabras, el mito de que los perros no pueden comer huesos de pollo es infundado.

Los huesos de pollo cocidos pueden ser peligrosos, por las mismas razones que mencionamos anteriormente. Pero el pollo o el pavo crudos, junto con sus huesos, es un elemento básico en la dieta de la mayoría de los perros alimentados con alimentos crudos.

Huesos de cerdo

Mucha gente ha oído que los perros no comen cerdo, pero esto no es del todo cierto. Aunque en algunas zonas los parásitos pueden ser un problema, y por otro lado algunos perros pueden ser alérgicos a las proteínas del cerdo.

Podría interesarte: ¿Pueden los perros comer cerdo? Una guía de carne de cerdo, huesos y costillas de cerdo para perros

También pueden producirse alergias a otras carnes, pero no es común. La mayoría de los perros pueden comer carne de cerdo sin efectos adversos. Las manitas de cerdo son una fuente popular de alimento nutritivo para los perros alimentados en crudo.

En algunas partes del mundo, la carne de algunos animales es portadora de parásitos que pueden transmitirse a los perros. Este problema no sólo afecta a la carne de cerdo. También puede aplicarse al pescado y otras carnes.

En la mayoría de los casos, estos parásitos pueden eliminarse congelando la carne durante un tiempo antes de descongelarla para que el perro pueda comerla.

Antes de empezar a alimentar a su perro con una dieta cruda, debe informarse sobre los posibles problemas de su zona.

Por lo demás, los huesos de cerdo para perros no deberían suponer ningún problema.

Huesos de jamón

En cuanto a los huesos de jamón, es igual que con las costillas y los pies de cerdo, como hemos visto en los apartados anteriores.

El principal peligro es que el hueso se queme y se astille.

Es más seguro dar hueso crudo para masticar. Pero hay que tener cuidado y seguir vigilando al perro cuando muerde.

Huesos de cuero crudo

La piel cruda para perros es una opción muy popular. Pero también presenta peligros.

De hecho, la piel cruda suele procesarse y conservarse. Por ello, el término «piel cruda» puede ser erróneo.

Los perros suelen masticar el cuero crudo tan rápidamente que se tragan grandes trozos. Los labradores tienden a ser ese tipo de masticadores.

El ácido del estómago del perro puede descomponer pequeños trozos de cuero crudo, pero los trozos grandes pueden causar una obstrucción.

Por lo tanto, debe tener cuidado al alimentar a su perro con huesos de piel crudos.

¿Qué hago si mi perro come huesos?

Como hemos visto anteriormente, el mero hecho de que tu perro se coma un hueso no debe ser motivo de preocupación.

Sin embargo, si te preocupa que tu perro se haya comido un hueso que pueda estar causando un bloqueo u obstrucción, lo más importante es ponerse en contacto con el veterinario.

Mantente atento a cualquier signo de que tu perro tiene dificultades para respirar o está angustiado. Informa de las circunstancias con precisión y prepárate para llevar a tu perro al veterinario lo antes posible.

¿Sirven los huesos para tratar problemas dentales en los perros?

Debido a la masticación que suele producirse cuando se alimenta a un perro con un hueso, muchas personas creen que los huesos son excelentes para tratar posibles problemas dentales.

Sin embargo, no es así.

Los huesos pueden ser útiles para ayudar a limpiar los dientes del perro. Esto es especialmente cierto si el hueso contiene cartílago y carne. Roer todo esto es casi como cepillar los dientes del perro y usar el hilo dental.

Aunque el cepillado siempre debe formar parte integral del cuidado de su perro.

Pero los huesos también pueden ser malos para los dientes del perro en determinadas circunstancias. Como hemos mencionado anteriormente los huesos grandes pueden ser muy duros para un perro y dañar o incluso romper sus dientes.

Además, si su perro tiene problemas dentales graves que le provocan sensibilidad, probablemente no querrá masticar ningún hueso para empezar.

¿Debo dar huesos a mi cachorro?

Hay mucho espacio para la variedad y el debate cuando se trata de esta cuestión. En última instancia, cada propietario debe tomar la decisión por sí mismo.

Comer huesos no está exento de riesgos, pero es probable que estos se hayan exagerado en el pasado. Y alimentar a un perro con huesos crudos y carnosos tiene sus ventajas.

Los mejores huesos crudos para perros son los huesos grasos, con mucho músculo aún adherido.

Los pollos enteros o porciones de pollo, los conejos enteros y las chuletas de ternera o cordero son formas populares de alimentar a los perros con huesos.

Para reducir el riesgo de que tu perro se rompa los dientes con los huesos, no le des huesos de animales grandes.

Prepara los huesos para tu perro

Para alimentar a tu perro con un hueso de forma segura, elije un hueso crudo con carne aún adherida. No le des a tu perro un hueso demasiado grande o demasiado pequeño.

Los huesos se utilizan a menudo como parte de una dieta cruda y están disponibles como tal.

Siempre es conveniente consultar al veterinario antes de empezar una dieta de este tipo. Asegúrate de que tu perro recibe lo que necesita en términos de nutrientes y de que puedes alimentarlo con huesos de forma segura.

Alternativas a los huesos

Si no quieres arriesgarte a darle huesos a tu perro, hay otras alternativas.

Estas ideas ofrecen algunos de los mismos beneficios que los huesos.

  • Alimentos crudos
  • Alimentos y golosinas nutritivos para perros
  • Verduras
  • Salmón

Conclusiones

Los huesos en la alimentación de los perros es un tema muy controvertido.

Hay quien piensa que nunca hay que dar huesos a un perro. Otros piensan que los huesos crudos están bien, pero que los cocidos son peligrosos.

Algunas personas piensan que ciertos tipos de huesos crudos son seguros y otros no.

Para minimizar el riesgo de que los fragmentos afilados dañen el tracto digestivo de tu perro o de que obstruyan sus intestinos, los perros no deben ser alimentados con huesos cocidos. Por lo tanto, los huesos seguros para perros son crudos y del tamaño adecuado.

Evita:

  • Huesos cocidos
  • Huesos de animales grandes
  • Huesos de uso recreativo

La seguridad de los huesos no depende de la especie animal de la que procedan, sino de que estén crudos, sean flexibles y formen parte de una comida.

En la actualidad, varios miles de perros se alimentan con comida cruda natural y han vivido una vida larga y saludable con alimentos crudos, donde están incluidos los huesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba