Mi perro se ha comido huesos de pollo

Mi perro se ha comido huesos de pollo, ¿Qué debo hacer ahora?

Así que buscó en Google «Mi perro comió huesos de pollo» y está preocupado por ello. Te entiendo perfectamente.

Lo primero: ¡No te asustes!

Tener la cabeza despejada te ayudará a entender toda la información relevante y a tomar las mejores decisiones, y seguramente tu cachorro estará bien.

Mira a tu perro

¿Se está atragantando o ahogando? Si es así, ¿puede ver el hueso en la garganta y extraerlo con seguridad?

Si no es así, llama al veterinario. Dile que estás de camino, deja de leer esto y lleva al perro al veterinario.

En la mayoría de los casos, afortunadamente, no se atragantará ni se asfixiará.

En la mayoría de casos, el hueso se digiere en el estómago del perro. Por supuesto, esto sigue siendo una preocupación, ya que todos hemos oído que «los perros nunca deben comer huesos de pollo». ¿Es cierto esto?

Vuelve a mirar a tu perro

¿Te mira con la cabeza inclinada hacia un lado, relamiéndose los labios, recordando el placer de tragar los restos de tu asado?

¿Lleva su habitual sonrisa descarada, con su cola moviéndose vigorosamente?

Si tu cachorro se comporta como tal, es probable que el hueso ya esté en camino hacia su estómago.

Pero seguirás teniendo las preocupaciones de cualquier buen padre perruno, ¿verdad?

La buena noticia es que, si todo parece estar bien, tienes mucho tiempo.

Mi perro comía huesos de pollo. ¿Qué pasa después?

Una vez ingerido, sólo hay tres maneras de que el hueso salga del sistema digestivo.

Primero, puede vomitar el hueso. Afortunadamente, esto es poco probable y nunca debes intentar que tu cachorro vomite.

En segundo lugar, un veterinario podría extirpar el hueso quirúrgicamente a través de una incisión en el estómago de su perro.

Por último, y con mayor frecuencia, el hueso podría pasar por el tracto digestivo de form natural. Esperemos que se digiera de paso.

Esta última es, con mucho, la opción más segura y menos invasiva, excepto en el caso de que el hueso comience a causar problemas.

Por este motivo, el veterinario sólo considerará la posibilidad de operar si el perro muestra signos de sufrimiento.

Continúa leyendo: ¿Es bueno que los perros coman huesos?

De nuevo, ¡no intentes hacer vomitar a tu perro!

Intentar que el perro vomite puede ser más perjudicial que beneficioso, ya que da al hueso otra oportunidad de dañar el estómago o la garganta del perro en su camino hacia arriba.

Lo que tienes que hacer después de valorar que no hay peligro inmediato es llamar a tu veterinario, informarle de lo que ha pasado y confirmar que no necesita ver a tu perro.

Lo más probable es que su veterinario le aconseje «observar y esperar».

Hablemos brevemente de la diferencia entre los huesos cocidos y los crudos, porque realmente marca la diferencia.

¿Pueden los perros comer huesos de pollo?

La respuesta depende de si los huesos están cocidos o no.

Si el perro ha comido huesos de pollo crudos, probablemente pueda estar tranquilo. Muchos perros son alimentados con pollo crudo, carcasas de pollo, incluyendo huesos, y en realidad es muy raro que estos huesos causen problemas.

De hecho, los perros tienen un sistema digestivo diseñado para lidiar con los huesos, especialmente si se comen como parte de una comida de carne.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que los huesos que se comen solos y no como parte de una comida pueden ser más problemáticos dependiendo del tamaño del perro y del propio hueso.

Como precaución, si tu perro tiene un hueso de pollo crudo, puede ser una buena idea darle una comida para que el hueso no sea digerido por él mismo.

Una comida también inducirá la producción de ácidos estomacales, que ayudarán a disolver y digerir los huesos. Mira es deliciosa receta de comida casera para perros: Carcasa de pollo con Zanahoria, Fresas y Calabacín.

Además, aunque es bastante inusual, ha habido casos en los que los perros han enfermado por comer pollo crudo infectado con salmonela.

La enfermedad imita los mismos síntomas que los humanos, incluyendo calambres, fiebre, vómitos y diarrea con sangre o mucosidad.

¿Y los huesos cocidos?

Muchas personas consideran que comer huesos de pollo cocidos, o huesos cocidos de cualquier tipo, es más peligroso que comer huesos crudos.

La teoría es que los huesos cocidos son más frágiles, por lo que se romperán más fácilmente que los crudos, causando daños en la boca, la garganta, el estómago o los intestinos del perro.

Está ampliamente aceptado que los huesos cocidos son peligrosos y, puesto que los perros no necesitan comerlos, es mejor evitarlos.

Alimentos prohibidos y peligrosos para perros

¿Qué pasa si nuestro perro come huesos de pollo?

Habla con el veterinario por si te aconseja lo contrario, pero en la mayoría de los casos lo único que tiene que hacer es vigilarlo y controlar que siga con sus hábitos de caca. No te asustes si esta es mas pequeña y dura. Es normal.

Lo único que hay que hacer es asegurarse de que digiere los huesos con la misma facilidad con la que los perros suelen digerir los huesos crudos.

No olvides estar atento a cualquier cambio en el comportamiento del perro.

Lo que busca son señales de que le duele algo. Esto indicaría que el hueso se ha atascado en alguna parte del tracto digestivo o ha causado daños internos.

En cualquier caso, puede ser el momento de ir al veterinario.

¿Necesita llevar a su perro al veterinario?

No salgas de casa a la velocidad de Fernando Alonso, si el perro se muestra feliz por haberse comido un hueso.

Estos son los signos que debes tener en cuenta:
  • Vómitos o vómitos
  • Babeos o jadeos excesivos
  • Inquietud y aspecto incómodo
  • Cansancio, reticencia a moverse
  • Rechazo a comer
  • Estirarse repetidamente o moverse torpemente
  • Llorar, llorar cuando te golpean el abdomen…
  • Sangrado en el fondo, diarrea o intento de vaciar el intestino
  • Otros comportamientos que no se ven normalmente en su perro (como gruñir) que pueden indicar dolor o malestar

Tú conoces mejor a tu perro y sabrás mejor si se comporta con normalidad. Si presenta alguno de estos síntomas, llévalo inmediatamente al veterinario.

¿Qué sucede si hay que operar al perro?

Una vez en el veterinario, realizarán una inspección visual de tu perro. Si el hueso no se puede ver simplemente mirando la boca del perro, entonces tendrán que hacer radiografías.

Estas radiografías se utilizarán para ayudar a la extracción del hueso. La extracción suele hacerse por vía endoscópica, mediante un tubo flexible con una cámara que se introduce en la boca del perro.

Los procedimientos endoscópicos son increíblemente exitosos, ya sea para extraer el hueso a través de la boca del perro o para empujarlo hacia el estómago del perro, donde pasa por el tracto digestivo sin ningún problema.

Sólo se realiza una incisión para acceder al hueso si la extracción endoscópica se considera insegura. Esta opción sólo se utiliza en un porcentaje muy pequeño de casos en los que el perro ha comido huesos de pollo.

Más vale prevenir que curar

La mejor manera de evitar cualquier tipo de problema es evitar la exposición total.

Asegúrate de no dar nunca a tu perro restos de comida y de que los cubos de la cocina estén equipados con una tapa segura.

Compruebe con frecuencia si hay objetos extraños en su jardín y revise a su perro cada vez que esté en el exterior.

Vigila siempre a tu perro mientras come huesos.

Si estás interesado en introducir una dieta cruda, con o sin huesos, también puedes consultar a tu veterinario, encuentra más información aquí.

Mi perro ha comido huesos de pollo – Conclusiones

Si el perro ha comido huesos de pollo, lo primero que debe hacer es mantener la calma.

El consenso general es que los huesos de pollo cocidos son peligrosos para los perros y deben evitarse.

Sin embargo, está claro que muchos perros se tragan huesos de pollo cocidos cada año sin hacerse daño.

Si tu perro ha comido huesos de pollo, llama al veterinario y que te aconseje. En paralelo vigila al perro durante las siguientes 48 a 72 horas.

El resultado de la cirugía, en caso de ser necesaria, suele ser positivo y por lo general no invasivas.

Siempre deberás supervisar a tu perro mientras come huesos.

Aquí podrás leer más consejos de alimentación para perros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba