Probióticos para perros

Probióticos para perros

Los probióticos (tanto en alimentos como en suplementos) contienen microorganismos beneficiosos para la salud gastrointestinal de los humanos. Es por ello que el interés por los probióticos para perros parece estar creciendo; sin embargo ¿son realmente efectivos en nuestros perros?

En el artículo de hoy analizaremos si realmente son tan buenos como se suele decir y también echaremos un vistazo a las mejores fuentes de probióticos para perros.

¿Qué son y cuáles son sus beneficios?

Si hay algo que nos gusta en este mundo es que nuestros perros sean felices y estén sanos mientras nos acompañan. Y es entonces cuando revisando en las redes nos encontramos con un suplemento dietético que promete mejorar su salud general, protegerlos o curarlos y llenarlos de una exuberante sensación de bienestar.

Obviamente que queremos ofrecerle lo mejor, y nos sentimos mal si pensamos que les estamos privando. Y si descubrimos que estos suplementos regeneran los beneficios naturales, ¡casi ni lo pensamos!

Los probióticos para perros existen desde hace varios años y se han comercializado cuidadosamente para aprovechar todas estas sensaciones.

Pero, ¿son los probióticos para perros realmente tan buenos como afirman?

Probióticos

Los probióticos son bacterias vivas cultivadas en condiciones controladas. Se añaden a los alimentos, polvos, masticables y golosinas. El objetivo es que los microorganismos que lo integran acaben viviendo en el intestino de tu perro.

Al igual que nosotros, los intestinos de nuestros perros albergan todo tipo de bacterias. Algunas de ellas son patógenas (como las especies de Clostridium y Escherichia). Pero muchos son beneficiosos (como las especies de Bifidobacterias y Lactobacilos).

A cambio de un lugar para vivir, las bacterias buenas ayudan a su anfitrión. Digieren los hidratos de carbono, suprimen el número de bacterias patógenas e incluso mejoran la función inmunitaria.

El consumo de probióticos

La fascinación del hombre por el consumo de probióticos para aumentar el número de bacterias buenas en su cuerpo ha ido en aumento desde hace décadas.

En los años 90, los yogures y bebidas probióticas que prometían mejorar nuestra salud digestiva y nuestro sistema inmunitario eran ampliamente promocionados. Durante esa misma década los reguladores descubrieron que el principal fabricante de probióticos no tenía evidencia suficiente para demostrar todos los beneficios que prometía.

Aunque sus productos siguen a la venta, ahora se anuncian con un poco más de precaución.

Mientras tanto, lo que comenzó como una tendencia de alimentación saludable para nosotros, rápidamente comenzó a migrar al mercado de alimentos para mascotas.

Hoy en día existe una gran variedad de probióticos para perros a la venta. Prometen a su perro un mayor confort digestivo, una mayor inmunidad contra las infecciones y un pelaje brillante.

Muchos de ellos dicen ser científicamente probados y su precio suele ser parejo.

Pero, ¿es realmente así?

¿Cómo funcionan los probióticos?

Esta es una pregunta a la que apenas estamos empezando a dar respuesta en los seres humanos, e inevitablemente la investigación sobre cómo funcionan los probióticos en los perros está un poco más atrasada.

Sabemos que los perros no tienen naturalmente tantas bacterias en su intestino como los humanos, y que dependen menos de ellas para digerir los carbohidratos que nosotros.

A falta de mayores datos e información, sólo podemos especular sobre su funcionamiento para medir la mejora de la salud de los perros que los toman.

¿Se benefician los perros con los probióticos?

En 2009, un equipo de investigadores complementó la dieta de quince perros adultos sanos con el probiótico Lactobacilli acidophilus. Cuatro semanas más tarde pudieron comprobar el aumento del número de Lactobacilli acidophilus que vivían en los intestinos de los perros. Y el número de bacterias Clostridium patógenas disminuyó.

También registraron pruebas de que el sistema inmunitario de los perros se había reforzado. Esto podría haber mejorado su respuesta inmunitaria y su tiempo de recuperación de la infección. Incluso había pruebas de que la calidad de la sangre de los perros había mejorado.

Todo parece increíble, ¿verdad? Pero, hay una mala noticia.

Encontrar los mejores probióticos para perros puede ser realmente difícil.

Fuentes de probióticos

En los ensayos de investigación, los científicos pueden cultivar sus propios probióticos. Obviamente, esto no es algo que podamos hacer fácilmente en casa, así que tenemos que comprar alimentos o suplementos que ya contengan probióticos.

Y ahí está el problema.

Los mejores probióticos para perros son los que sobreviven al proceso de producción y almacenamiento del pienso, así como al entorno ácido del estómago del perro, en cantidades suficientes para tener un efecto beneficioso.

Pero no es tan fácil conseguirlo.

Alimentos probióticos

Alimentos probióticos para perros


Es difícil cultivar bacterias y mantenerlas vivas durante el proceso de fabricación, envasado, almacenamiento y transporte de alimentos para mascotas.

La mayoría de las bacterias buenas que se encuentran en el tracto digestivo de los perros no pueden cultivarse en el exterior con las técnicas disponibles hoy en día. Por lo tanto, un probiótico «completo» no es posible en primer lugar.

En 2016, se descubrió que, de los 19 probióticos disponibles en el mercado, ninguno contenía todos los tipos de bacterias buenas que decía contener.

Más de la mitad cultivaban bacterias que no debían. Y una cuarta parte de ellos no contenía ninguna bacteria viva y beneficiosa.

Más recientemente, se ha descubierto que los procesos de fabricación de alimentos para mascotas suelen alterar los probióticos. Así, aunque sobrevivan, pierden su capacidad de adherirse a los intestinos de los perros.

Lo que significa que van en línea recta, sin aportar ningún beneficio en el camino.

Muchas personas que dan probióticos a los perros optan por suplementos en polvo para espolvorear en la comida.

Veremos en un momento si estos productos pueden ser efectivos. Pero primero, echemos un vistazo a algunas fuentes naturales de probióticos.

Probióticos naturales

Probióticos naturales para perro


Ante las dudas sobre los probióticos comerciales, las fuentes naturales de probióticos empiezan a ser más atractivas.

Las opciones de probióticos naturales para perros son:

  • yogures
  • kéfires especialmente formulados
  • verduras fermentadas
  • callos verdes.

Estos productos tienen sus propios inconvenientes. No todos los perros toleran bien los lácteos o las verduras fermentadas.

De hecho, es probable que muchos perros no quieran ni tocar las verduras fermentadas.

Los callos verdes son un alimento para perros extremadamente nutritivo y la base de muchas dietas de alimentos crudos. Pero no hay que olvidar que la mayoría de los probióticos que contenía murieron durante el proceso de carnicería.

Continúa leyendo: ¿Los perros pueden beber leche de cabra?

¿Funcionan los probióticos?

Los resultados sorprendentes no están ni mucho menos garantizados, pero eso no significa que no vayas a notar diferencia alguna en tu perro si los ofreces.

Lo primero que debes asegurar es encontrar un producto probiótico de calidad.

No recomendamos hacer cambios importantes en la dieta de tu mascota sin consultar antes al veterinario. Recuerde que los probióticos no están sujetos a ninguna normativa independiente ni a normas de calidad.

Debe tener en cuenta que existen productos engañosos y de baja calidad, y tu veterinario puede ayudarte a evitarlos.

Probióticos de humanos para perros

El problema aquí es que existen innumerables tipos de bacterias. Estas existen desde hace miles de millones de años y han colonizado todos los hábitats de la Tierra. Y al hacerlo, han evolucionado en cientos de miles de tipos diferentes.

Muchos de ellos están adaptados de forma única para sobrevivir en su propio entorno.

Pero las bacterias intestinales de los humanos y de los perros no son las mismas. Por ejemplo, sabemos que las bacterias buenas dominantes en los seres humanos son las especies de bifidobacterias. Pero los perros sólo tienen un número relativamente bajo de bifidobacterias.

Por tanto, los probióticos humanos pueden alterar y desequilibrar las bacterias intestinales del perro, en lugar de complementarlas y aumentarlas.

Si quieres probar a darle probióticos a tu perro, es importante que encuentres un probiótico diseñado específicamente para perros.

Contraindicaciones de los probióticos

Aunque los suplementos probióticos y prebióticos son seguros para la mayoría de los perros, hay algunas ocasiones en las que no deben utilizarse:

1. Cachorros

Las crías de animales sólo adquieren una pequeña fracción de sus bacterias intestinales cuando están en el útero. De hecho, hasta hace poco, pensábamos que no tenían ninguno al momento de nacer.

Las bacterias intestinales se adquieren después del nacimiento a través de la lactancia materna, el contacto con el entorno y, finalmente, el destete.

Dar probióticos a los cachorros puede saturar sus intestinos con cantidades peligrosas de bacterias y causarles problemas estomacales.

Si quieres empezar a dar probióticos a tu perro joven, consulta previamente con tu veterinario para asegurarte de que eliges el momento adecuado.

2. Perros enfermos

Es común ver a algunos dueños de mascotas buscar probióticos para perros cuando presentan un cuadro de diarrea. Sin embargo, a menos que su veterinario te lo haya recomendado, no es el momento de probar.

Efectos secundarios

Al igual que con el cambio de la dieta de su perro, es importante no hacer grandes cambios de forma brusca.

Los efectos secundarios son raros, si se toman medidas para mantener una mayor población de bacterias buenas en el perro mediante el uso de suplementos probióticos, se pueden obtener algunos beneficios para la salud.

En el peor de los casos, tu perro botará todo lo que haya consumido en su caca.

Si notas algún signo de dolor de estómago, deja de dar probióticos a tu perro inmediatamente y consulta al veterinario si los síntomas persisten.

Probióticos y prebióticos

Por lo tanto, los beneficios de los probióticos para perros no han sido probados. Por eso es importante mencionar también a los prebióticos.

Continúa leyendo: Frutas y verduras con alto contenido en prebióticos

Estos han sido objeto de menos investigación que los probióticos hasta ahora, pero los estudios que se han realizado han recibido un veredicto favorable mucho más unánime.

Diferencias

Ya sabemos que los probióticos son bacterias vivas. Aumentan el número de bacterias buenas en el intestino de su perro simplemente instalándose allí.

Los prebióticos son los azúcares que comen los probióticos. Aumentan el número de bacterias buenas alimentándolas para estimular que la población aumente.

La ventaja evidente de los prebióticos sobre los probióticos es que no pueden morir o deteriorarse durante el proceso de fabricación, por lo que la calidad del producto está garantizada.

Se ha demostrado que alimentar a los perros con prebióticos:

  • Mejora el equilibrio de las bacterias buenas y malas en su intestino
  • Mejora la digestión de las proteínas
  • Potencia la función inmunitaria.

Si está interesado en probar los prebióticos como alternativa a los probióticos, le recomendamos que hable con el veterinario para encontrar el producto más adecuado para su perro.

¿Vale la pena probar los probióticos?

Se podría pensar que los probióticos existen desde hace mucho tiempo, pero la investigación científica que demuestra sus beneficios en los perros aún está en pañales.

Sin duda, hay pruebas prometedoras de que una dieta complementada con probióticos puede ayudar a nuestros perros a mantenerse sanos.

El problema radica en cómo hacer llegar los probióticos vivos a su intestino, y una vez allí, puedan instalarse y ofrecer sus beneficios.

Hasta ahora, los fabricantes de alimentos comerciales para mascotas han tenido dificultades para utilizar de forma fiable los probióticos en los alimentos preparados o como suplementos. Además, el entusiasmo por beneficiarse de su popularidad ha hecho que entren en el mercado algunos productos engañosos y de baja calidad.

Sin embargo, es poco probable que los probióticos perjudiquen a su perro, siempre y cuando los cambios en la dieta se realicen paulatinamente y en consulta con el veterinario.

Así que si crees que tu perro podría beneficiarse de los probióticos y quieres probarlos, ¡hazlo!

Suplementos probióticos

Suplementos probióticos


Una bacteria llamada Pediococcus adidilacticic se considera un probiótico con mayor resistencia a las condiciones que se producen durante el procesamiento y después del consumo. Hay otros, y su número tiende a aumentar a medida que se realizan más investigaciones.

Incluso se ha demostrado que algunos probióticos pueden sobrevivir a un periodo de tratamiento con antibióticos, que suele ser cuando más se necesitan.

Un producto que contenga una amplia variedad de cepas bacterianas diferentes probablemente ofrezca la mejor oportunidad de que algunas de ellas lleguen y colonicen los intestinos de su perro, donde pueden hacer algún bien.

Contienen menos cepas de bacterias, pero son una opción muy popular.

Tu veterinario está en la posición ideal para recomendar el mejor suplemento probiótico para perros disponible localmente. Y algunos veterinarios recomiendan ahora los probióticos con regularidad para algunos de sus pacientes.

¿Cuál ha sido tu experiencia con los probióticos para perros? ¿Le ha funcionado? Nos encantaría leer tu experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba