Pueden los perros comer huesos de rabo de toro

¿Pueden los perros comer huesos de rabo de toro?

El rabo de toro se refiere en la actualidad a la cola del ganado. Pueden comprarse enteras o en secciones transversales con un gran hueso grueso en el centro, rodeado de carne y grasa. Algunas empresas pueden ahumar o secar los huesos.

El hueso de rabo de toro crudo es el tipo más seguro para alimentar a nuestros perros. Cuando se sirve crudo, el hueso tiene menos posibilidades de romperse. Sin embargo, los huesos de rabo de toro crudos para perros siguen presentando riesgos, como la rotura de dientes y las obstrucciones internas. Muchos propietarios alimentan a sus perros con huesos de rabo de toro sin ningún problema, pero algunos acaban pagando costosas facturas veterinarias. Veamos con más detalle los beneficios y riesgos de los huesos de rabo de toro para perros.

Entonces ¿Puede mi perro comer los huesos del rabo de toro?

Los huesos de rabo de toro son simplemente los huesos de la cola del ganado. Este era el nombre de los huesos de rabo de toro/buey. Pero hoy en día, los huesos de rabo de toro que se ven en las tiendas suelen ser de vacuno. Son un alimento popular para muchos perros, pero el rabo de buey también es un alimento básico en muchas comidas (al menos aquí en España), como el rabo estofado, al vino tinto.

Que los perros puedan o no comer huesos de rabo de toro depende de cómo se sirvan. Suelen ser buenos para la mayoría de los perros, aunque existen riesgos, sobre todo en lo que respecta a la salud dental. Sin embargo, los huesos de rabo de toro cocidos son mucho más problemáticos. Como la mayoría de los huesos, la cocción de los huesos de rabo de buey cambia su composición, haciéndolos más frágiles. Esto significa que es más probable que se agrieten y se rompan mientras se los comen. Si tu perro ingiere fragmentos, existe el riesgo de asfixia, obstrucciones internas y lesiones internas.

La alimentación cruda en general es un tema bastante candente. Incluso los veterinarios están divididos en cuanto a si es bueno para los perros. Por ello, es importante conocer los posibles beneficios y riesgos de los huesos y la carne cruda para perros antes de cambiar su alimentación.

Veamos a continuación los principales peligros y beneficios de los huesos de rabo de toro para perros.

¿Estos huesos son seguros para todos los perros?

Muchos propietarios alimentan a sus perros con huesos de rabo de toro sin ningún problema. Y si las tiendas de animales venden huesos de rabo de toro, eso debería significar que son seguros para ellos, ¿no? Pues bien, los huesos de rabo de toro y los huesos en general, incluso cuando se sirven crudos, presentan algunos rasguños. Los dos mayores peligros son los daños internos y los problemas dentales.

Aunque los huesos crudos son menos frágiles que los cocidos, es posible que los trozos se rompan. Y cuando los huesos se sirven solos, sin carne alrededor, no hay nada que proteja los blandos y vulnerables órganos internos de nuestro perro cuando se traga estos trozos. Los mayores riesgos son los bloqueos internos, pero también los trozos afilados de hueso que perforan o raspan los órganos internos. Ambos problemas pueden ser fatales y probablemente requieran atención veterinaria inmediata.

El otro gran problema son los dientes del perro. Los huesos crudos son duros, especialmente cuando no hay carne alrededor de ellos. Por lo tanto, existe el riesgo de que estos huesos duros rompan sus dientes. En algunos casos, los propietarios llegan a encontrar huesos de rabo de toro clavados en los dientes o la mandíbula inferior. Los dientes rotos necesitarán de una atención veterinaria y serán extremadamente dolorosos para su perro. Esta atención puede ser costosa. Así que esto es algo para lo que debes estar preparado si le das a tu perro huesos de rabo de toro.

¿Pueden comer los huesos de rabo de toro cocidos?

huesos de rabo de toro cocidos

En el apartado anterior se han analizado los problemas de los huesos de rabo de toro cuando están crudos. Pero los huesos cocidos presentan un problema diferente, del que hemos hablado brevemente. La cocción de los huesos los hace más frágiles. Así, cuando su perro mastica el hueso, es más probable que los trozos se rompan.

Estas virutas estarán afiladas y tendrán el tamaño adecuado para tragarlas. Si su perro se traga estas virutas, puede atragantarse o los fragmentos de hueso pueden causar otras complicaciones en el sistema digestivo de su perro.

Nunca debe darle a tu perro huesos cocidos. Y si tu perro puede coger los huesos de rabo de toro cocidos, retíralos inmediatamente. Póngase en contacto con el veterinario para que le aconseje si sabe que su perro puede habérselas comido antes de que se las pueda quitar.

Beneficios

A pesar de los riesgos, los huesos de rabo de toro crudos tienen beneficios para nuestros perros. En primer lugar, pueden aportar una serie de nutrientes importantes. Y a la mayoría de los perros les encantará el sabor de los huesos de rabo de buey y el tuétano que contienen. Sin embargo, es importante recordar que su perro debe obtener todos los nutrientes que necesita de su dieta habitual, especialmente si se alimenta con croquetas/pienso.

Tienen también beneficios para la salud dental de nuestros perros, así como riesgos. Masticar los huesos puede ayudar a eliminar los cálculos dentales y mejorar la salud dental general, al igual que lo haría masticando. Y como hemos dicho antes, muchos perros no tienen problemas para comer huesos, por lo que pueden disfrutar de estos beneficios sin romperse los dientes.

Además de estos beneficios para su salud, los huesos también pueden mantenerlo entretenido durante largos períodos de tiempo. Así que si te cuesta encontrar una manera de mantener a tu perro tranquilo por la noche, los huesos de rabo de toro pueden ser útiles.

¿Los perros pueden comer carne de rabo de toro?

carne de rabo de toro

Muchos perros disfrutarán de la carne de rabo de toro, así como del hueso. Sin embargo, si se cocina carne, es importante asegurarse de que se retiran todos los huesos internos antes de dársela al perro. Y ten cuidado de no dar a tu perro carne de rabo de toro de recetas que hayas cocinado. Los ingredientes añadidos, como el ajo, pueden ser peligrosos para los perros y son innecesarios. A la mayoría de los perros les encantará el sabor de la carne de vacuno sin ningún ingrediente añadido. De hecho, lo más probable es que disfruten del sabor de la carne cruda.

Si tu perro sigue una dieta cruda, podrías incluirle rabo de toro para variar. Sin embargo, si sólo piensa en un poco de carne de vacuno como premio ocasional, asegúrete de que éste mantiene un peso saludable. Los labradores, en particular, son sólo una de las razas propensas a la obesidad. Por ello, mantenga al mínimo esas golosinas adicionales a la dieta habitual del perro. Si te preocupa el peso del perro, habla con el veterinario, este te aconsejará para que elabores una dieta saludable.

Conclusiones

Así que, como puedes ver, hay muchos pros y contras de los huesos de rabo de toro para perros. Es tu responsabilidad sopesarlas y decidir por ti y por tu perro. Muchos propietarios alimentan al perro con huesos durante años sin complicaciones. Sin embargo, algunos propietarios desafortunados pueden encontrar problemas la primera vez que sus perros mastican los huesos.

Si no sabes cómo darle huesos de rabo de toro, hay otras golosinas con las que podrás entretenerlo. Los masticables dentales son una gran alternativa para mantener los dientes limpios. También puedes rellenar un juguete kong con pienso/croquetas para que se entretenga durante horas.

¿A tu perro le gustan los huesos de rabo de toro? ¿O ya has decidido que este capricho no merece la pena? Nos encantaría conocer tu experiencia con ellos en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba