Qué comen los lobos

¿Qué comen los lobos? ¿Se compara con la alimentación de los perros?

Como muchos sabemos, los lobos son el ancestro común de todas las razas de perros domésticos.

Aunque los perros han evolucionado de forma distinta a los lobos y se han vuelto increíblemente diferentes en tamaño, forma y apariencia, los científicos y nutricionistas especializados en perros siguen estudiando la dieta del lobo en relación con la del perro.

Al comparar lobos y perros, esperan aprender más sobre qué tipo de alimentación podría beneficiar más a los perros.

En este artículo, examinaremos las dietas del lobo y del perro, compartiendo información de fuentes relevantes.

También responderemos a algunas preguntas comunes como «¿Qué comen los lobos?», «¿Con qué frecuencia comen los lobos?», «¿Cuánto comen los lobos?» y «¿Comen plantas los lobos?».

¿Qué comen los lobos?

Los lobos son carnívoros y se alimentan principalmente de ungulados (mamíferos con pezuñas) como ciervos, alces y jabalíes. Estos grandes animales se complementan con otros más pequeños, como castores, conejos, roedores, aves, reptiles e incluso insectos.

Dado que algunos alimentos comerciales para perros anuncian el pescado (normalmente salmón) como ingrediente principal de su fórmula, y algunos incluso presentan imágenes de lobos en el envase, mucha gente se pregunta: «¿Los lobos comen pescado?

La respuesta a esta pregunta es sí, pero no a menudo. Comparado con su dieta general de grandes mamíferos, la cantidad es grande.

En los excrementos de los lobos también se ha encontrado material vegetal como hierbas y frutas como fresas, arándanos y frambuesas.

Sin embargo, al igual que con el pescado, las cantidades son insignificantes y no se consideran parte de la dieta total del lobo.

Los lobos cazan en manada, por lo que prefieren presas de tamaño considerable. La mayoría de ellos sólo comen lo que matan. Sin embargo, son expertos en la caza del lobo cuando las presas son escasas.

Los hábitos alimenticios de los lobos son de fiesta o de inanición, lo que significa que comen mucho cuando encuentran comida (un lobo gris puede comer hasta 22,5 libras de una sola vez), pero también se enfrentan a momentos en los que no hay mucho que comer.

Sin embargo, sus cuerpos soportan este estilo de vida. Los lobos son capaces de conservar tanto las proteínas como la grasa, que se almacenan y luego se utilizan en tiempos de hambruna.

Por ello, los lobos pueden ayunar durante largos periodos de tiempo y perder fácilmente el peso perdido por la escasa disponibilidad de alimentos.

Esta fiesta y estilo de vida hacen que la cantidad o la frecuencia con la que los lobos comen dependa de si pueden o no encontrar presas adecuadas.

Aunque los ungulados silvestres parecen ser su alimento preferido, los investigadores han descubierto que los lobos también comen ganado e incluso basura.

Lo atribuyen a la falta de presas naturales, a menudo debido a la elevada población humana.

Sin embargo, los lobos pueden alimentarse de una gran variedad de alimentos.

¿Qué comen los lobos? Macronutrientes

Hay tres macronutrientes principales que se observan en la dieta del lobo: Proteínas, grasas y carbohidratos.

Las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono son fuentes de energía. Los científicos suelen hablar de estos nutrientes en términos de necesidades energéticas metabólicas (RMA), que luego comparan mediante ratios.

La dieta de un lobo suele ser rica en proteínas y grasas, pero baja en carbohidratos.

Qué comen los lobos

¿Qué comen los perros? Alimentos comerciales para mascotas.

Aunque están relacionados, la dieta de un perro es muy diferente a la de un lobo, no sólo en cuanto a lo que comen, sino también en cuanto a la ingesta de macronutrientes.

Esto se debe principalmente a que los perros no controlan lo que comen como los lobos. Es el dueño del perro quien debe determinar qué le da de comer.

Hay muchas dietas para perros, pero la mayoría de la gente alimenta a sus mascotas con comida comercial para perros, la más popular de las cuales son las croquetas.

Algunas personas también alimentan con comida húmeda, pero debido a su coste, lo más habitual es que se utilice para complementar la dieta, para hacer las comidas más apetecibles o para darla como premio.

Los ingredientes típicos de los alimentos comerciales para perros son cereales, carne, verduras y, a veces, fruta.

Los ingredientes varían de una marca a otra, y algunos ingredientes son en realidad mezclas de varias cosas.

Por ejemplo, el subproducto cárnico puede incluir alguno o todos los siguientes: Pulmones, bazo, riñones, cerebro, hígado, sangre, huesos, tejido graso parcialmente desgrasado a baja temperatura y mollejas e intestinos liberados de su contenido.

No todos los ingredientes de los alimentos para perros son fáciles de entender.

¿Qué comen los perros? Macronutrientes

Es difícil determinar la cantidad de un macronutriente concreto que recibe su perro.

El análisis garantizado que figura en las etiquetas de los alimentos para mascotas sólo indica el contenido mínimo de grasa y proteína y el máximo de fibra.

Las empresas no están obligadas a indicar la información sobre los hidratos de carbono, por lo que a menudo no se incluye en la etiqueta.

Por lo tanto, no se sabe qué cantidad de proteínas, grasas, carbohidratos o fibra está recibiendo su perro.

Además, las empresas de alimentos para perros sólo cobran importes brutos. Esto significa que no se tiene en cuenta la calidad de cada macronutriente.

Los macronutrientes de alta calidad son más fáciles de digerir, por lo que el organismo puede utilizarlos en lugar de convertirlos en residuos.

A diferencia de las proteínas, las grasas y los carbohidratos, los perros no obtienen energía de la fibra. De hecho, sus cuerpos no están bien adaptados para la digestión. Sin embargo, sigue siendo común en los alimentos comerciales para perros.

Muchas empresas de alimentos para perros afirman que la fibra es una gran opción para ayudar a los perros a perder peso porque no les aporta calorías y los mantiene llenos durante más tiempo.

Por desgracia, los estudios han demostrado que no es así y que la fibra no satisface el hambre del perro.

Aunque la fibra no mantiene a los perros llenos, puede ayudar a tratar la obesidad, ya que tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. También son útiles para tratar y prevenir otras enfermedades crónicas como las cardiovasculares y la diabetes de tipo 2.

|Del mismo modo, existen algunos mitos sobre las grasas y los cereales.

Muchas personas buscan fórmulas especiales de alimentos para perros, como los bajos en grasas o los sin cereales, creyendo que esas fórmulas son mejores para sus adiestradores.

Sin embargo, ni los cereales ni las grasas son realmente malos para los perros.

Los perros son capaces de digerir eficazmente los almidones (un tipo de carbohidrato) de los cereales. Estos almidones actúan como fuente de energía.

Las grasas contienen ácidos grasos omega-3 y omega-6, que proporcionan a los perros diversos beneficios para la salud.

Mantienen la piel y el cabello sanos, reducen la incidencia de algunas enfermedades (cáncer, muerte súbita cardíaca) y pueden ayudar a tratar la atopia, las enfermedades inflamatorias, la enfermedad renal crónica y algunos cánceres.

Las investigaciones también demuestran que los perros prefieren una dieta rica en grasas.

En un estudio, se permitió a los perros elegir sus comidas durante un periodo de 10 días. Se les ofrecieron tres opciones de alimentos diferentes: con alto contenido en proteínas, con alto contenido en grasas y con alto contenido en carbohidratos.

El contenido medio de nutrientes de los perros era (en orden de proteínas, grasas e hidratos de carbono) 38: 59: 3 por ciento.

Sin embargo, los investigadores observaron que los perros habían optado por una dieta rica en grasas al principio del estudio, pero avanzaron a niveles más altos de proteínas hacia el final. El porcentaje en el último día del estudio fue de 45: 51: 4 por ciento.

No se sabe a ciencia cierta por qué los perros actúan así, pero puede tener algo que ver con su ascendencia de hombre lobo. Los lobos consumen grandes cantidades de grasa para almacenar cuando la comida escasea.

Quizás estos perros hicieron lo mismo y seleccionaron mayores cantidades de proteínas cuando sus cuerpos se dieron cuenta de que la comida no iba a ninguna parte.

En otro estudio, los perros habrían elegido una proporción de 30: 63: 7 por ciento. En cualquier caso, está claro que los perros prefieren obtener una buena parte de su energía de la grasa.

Aun así, es importante tener en cuenta que muchos perros actúan como pozos sin fondo y no parecen saber cuándo deben dejar de comer. La grasa en sí no es mala, pero es importante la moderación.

¿Qué comen los lobos que también está en la comida de los perros?

Aunque existen numerosas marcas y tipos de alimentos para perros, hay pocos ingredientes que procedan de los mismos animales que componen la mayor parte de la dieta natural del lobo.

Estos ingredientes son el bisonte, el alce, el ciervo y el alce.

Sin embargo, si miramos fuera de la dieta natural del lobo, hay muchas cosas que comerá cuando los ungulados escaseen, incluyendo carne de cerdo, ternera, aves de corral y cabra – cualquier cosa hecha de carne.

Los principales ingredientes de la comida para perros que no consumen los lobos son las verduras y otras plantas.

Comparación entre perros y lobos

Seguramente habrá notado que los perros y los lobos tienen algunas similitudes y diferencias que afectan a sus hábitos alimentarios.

Tanto los perros como los lobos parecen preferir dietas ricas en proteínas y grasas pero bajas en carbohidratos, aunque se ha demostrado que los lobos prefieren las proteínas mientras que los perros prefieren las grasas.

Los perros, como los lobos, pueden ayunar durante largos periodos de tiempo. El ayuno más largo registrado por un perro fue de 117 días.

Además, tanto los perros como los lobos pueden ganar rápidamente el peso corporal perdido durante un periodo de inanición.

A pesar de su domesticación, los perros conservan el rasgo de comer grandes cantidades de comida cuando tienen la oportunidad. Por esta razón, pueden llegar a ser obesos si sus comidas no se dan en proporciones controladas.

La mayor diferencia entre los perros y los lobos es su capacidad para digerir el almidón. Se cree que en esto influyen tres genes clave: AMY2B, MGAM y SGLT1.

Los perros, en particular, tienen más copias de AMY2B. Por lo tanto, a diferencia de los lobos, los perros pueden funcionar muy bien con dietas ricas en almidón, aunque reflejen a sus ancestros en su preferencia por las grasas y las proteínas.

Los lobos tienen este gen, pero sólo dos copias, mientras que en los perros se han encontrado entre cuatro y 30 copias.

Aunque los perros son más aptos para digerir los alimentos con almidón que los lobos, aún no se ha determinado el impacto de cantidades elevadas y constantes de almidón en la salud general y la longevidad del perro.

Conclusiones

La dieta natural del lobo consiste principalmente en animales grandes como alces, ciervos, bisontes y jabalíes, complementados por animales más pequeños como castores, conejos y otros roedores.

Llevan un estilo de vida festivo o hambriento y pueden pasar largos periodos sin comer. Son capaces de recuperar rápidamente el peso perdido cuando la comida escasea.

Aunque prefieren la caza, los lobos pueden cazar bien cuando es necesario. Son capaces de sobrevivir con una gran variedad de alimentos e incluso comen basura cuando lo necesitan.

De hecho, los lobos se desenvuelven muy bien en las zonas donde el ser humano tiene una gran presencia. Los ungulados suelen escasear en estas zonas, pero los lobos cazan el ganado, roban y consumen animales más pequeños como los roedores.

Los lobos obtienen la mayor parte de su energía de las proteínas y las grasas y casi nada de los hidratos de carbono. Esto se debe a que son carnívoros.

Por otro lado, los perros, que se consideran una subespecie de los lobos, tienen algunos rasgos omnívoros. En concreto, son capaces de digerir eficazmente los almidones.

Por eso muchos alimentos para perros contienen verduras y cereales como ingredientes, y por eso la dieta de un perro es tan diferente de la de un lobo.

La mayoría de los ingredientes de los alimentos para perros no son cosas que los lobos comerían. Aunque los lobos comen cualquier cosa hecha de carne si es necesario, parecen preferir sus presas naturales.

Curiosamente, aunque los perros se alimentan bien de almidón, prefieren obtener su energía de las proteínas y las grasas en lugar de los carbohidratos, como los lobos.

A diferencia de sus parientes, los perros se alimentan regularmente y llevan una vida muy diferente. Aunque comparten el instinto de sus ancestros de calmarse cuando la comida es abundante, es importante que su dieta se dé en porciones controladas.

Aunque podemos aprender mucho sobre las preferencias alimentarias y el desarrollo canino observando a los lobos, en general no podemos basar las necesidades de nuestros perros en las de los lobos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba