Labrador con sobrepeso

Labrador con sobrepeso – ¿Cómo detectarlo y tratarlo?

Únete a nuestra comunidad
Ahora puedes unirte a la comunidad del Labrador Retriever:

En este artículo te ayudaremos a averiguar si tienes un labrador gordo o no. Te daremos señales de la forma del cuerpo y del peso para que las compruebes. Y te mostraremos cómo ayudar a tu perro a perder peso si lo necesita.

La obesidad es un problema enorme en los perros domésticos. Y cada vez hay más países que se suman a este desgraciado grupo. Además, los labradores son especialmente propensos a ganar demasiado peso.

La obesidad canina viene acompañada de una serie de problemas de salud, al igual que en las personas. Alimentar a tu labrador con la cantidad justa puede ser un acto de equilibrio, pero tienes la responsabilidad de intentar conseguirlo. No todos los labradores necesitan la misma cantidad de comida, por lo que tendrás que prestar atención a las necesidades individuales de tu perro, y estar preparado para cambiar sus hábitos si es necesario.

Algunos perros, como los de trabajo, por ejemplo, necesitarán bastante más comida en invierno que en verano. Esto se debe a que la cantidad de ejercicio que hace difiere mucho con el cambio de estación. Tienes que adaptar la alimentación a estos cambios.

¿Está mi labrador gordo?

Es muy importante que mantengas el peso de tu labrador adecuado a su estatura y complexión, en lugar de seguir demasiado a rajatabla las directrices de los paquetes de comida o de los libros.

Mira a tu perro y compáralo con la imagen de un labrador sano.

Mira a tu perro de perfil.

¿Tiene el vientre inclinado hacia la ingle, o es una línea plana desde las patas delanteras hasta la espalda, o peor aún, está hundido entre las patas?

Tu labrador debería tener una línea inclinada hacia arriba desde la base del pecho, hacia las patas traseras.

Ahora mira al perro desde arriba. ¿Puedes ver una «cintura» justo delante de sus caderas? ¡Deberías poder hacerlo! Tu perro no debe tener la misma anchura en todo el cuerpo.

Vuelve a mirar a tu perro desde el lateral. ¿Puedes ver alguna costilla?

No deberías poder ver las costillas de un labrador cuando está quieto, aunque es posible que puedas ver la última o las dos cuando esté comiendo, bebiendo o agachándose y girando.

Pasa tus manos por su caja torácica con firmeza. ¿Puedes sentir sus costillas?

Lo ideal es que puedas sentir, pero no ver, las costillas de tu perro. Si puedes ver las costillas cuando está quieto, es demasiado delgado.

Si no puedes sentir sus costillas con las manos, está demasiado gordo.

¿Cuánto debe pesar mi labrador?

Como hemos visto anteriormente, la mejor manera de saber si tienes un labrador gordo es mirando y palpando. El problema de darte una cifra es que puede dar una falsa impresión.

Dependiendo de si tu labrador es de campo o de banco, bajo o alto, corpulento o delgado, macho o hembra, todo ello marcará una gran diferencia en su peso ideal para el individuo.

El labrador adulto medio pesa entre 15 y 20 kg. Los labradores machos suelen pesar entre 5 y 10 libras más que las hembras.

Si sigues sin estar seguro de si tu labrador tiene el peso adecuado para su constitución, después de haberle hecho una revisión exhaustiva como la descrita anteriormente, lo mejor es que vayas a tu veterinario.

Estará encantado de decirte cuánto debe pesar tu labrador.

Continúa leyendo: Tablas de peso del labrador – ¿Cuánto debería pesar mi labrador?

¿Por qué está gordo mi labrador?

¿Cómo es que tu delgado cachorro ha acabado siendo un labrador adulto gordo?

Hay tres suposiciones comunes que la gente hace cuando considera cómo sus perros llegaron a tener sobrepeso.

¿El perro necesita más ejercicio? ¿Tiene algún tipo de problema médico? ¿O simplemente lo estoy alimentando demasiado en las comidas o le estoy dando demasiados bocadillos?

En general, si tu perro tiene sobrepeso, la verdadera razón es simplemente que ha comido demasiado. O mejor dicho, se le ha permitido comer demasiado.

Así que veamos cómo podemos eliminar estas otras posibilidades en lo que respecta a la mayoría de los perros.

¿Necesita más ejercicio?

La gente me dice a menudo: «mi labrador tiene un poco de sobrepeso porque no ha hecho mucho ejercicio últimamente».

Aunque el ejercicio puede ayudar a mantener a tu perro en forma como parte de su rutina diaria, no es el factor crítico a la hora de engordar.

Puede que necesite más ejercicio, pero no es por eso por lo que está gordo.

Tiene sobrepeso porque, si se tiene en cuenta la cantidad de ejercicio que hace junto con otros factores, ha comido demasiado.

Las necesidades de ejercicio de tu perro son una cuestión importante, pero distinta, que tratamos en otros artículos. Lo importante es recordar esto:

Cuanto menos ejercicio le des al perro, menos debes alimentarlo.

No puedes estar siempre jugando a «ponerte al día» con su peso, ni esperar a pasar más tiempo paseando con él la próxima semana. Una vez engordado, el peso es difícil de cambiar y simplemente subirá y subirá con el tiempo.

Tienes que controlarlo con regularidad, semanal o mensualmente, desde ahora.

Causas médicas de la obesidad canina

Aunque la mayoría de los perros con sobrepeso simplemente han comido demasiados bocados, hay algunas causas médicas de la obesidad que aparecen de vez en cuando.

Las afecciones médicas caninas que pueden afectar al peso de tu labrador son el hipotiroidismo, el insulinoma y el hiperadrenocorticismo.

Si el motivo es una enfermedad, el aumento de peso suele ser repentino e inesperado.

Si te preocupa el aumento de peso repentino de tu labrador cuando no le has dado más comida, es necesario que le hagas una revisión en el veterinario.

También puede ocurrir que tu perro aumente de peso después de haber sido castrado. Si es así, tendrás que ajustar tus hábitos de alimentación en consecuencia.

Sin embargo, para la mayoría de los perros el aumento de peso es simplemente el resultado de una alimentación excesiva.

Mi labrador siempre tiene hambre

A menudo, la gente se preocupa de que su perro siga teniendo hambre después de haber cenado. He aquí una verdad importante:

La mayoría de los labradores siempre tienen hambre.

No puedes ganar esta batalla. Son perros codiciosos y tu labrador siempre querrá más comida de la que le des. No importa la cantidad que sea.

Si tu labrador tiene sobrepeso, realmente necesita comer menos y se acostumbrará a su nuevo régimen con bastante rapidez.

¿Los labradores gordos son menos sanos?

Si has mirado a tu labrador y has decidido que tiene sobrepeso, puede que te preguntes si eso realmente importa.

Le sigues queriendo y a él no le importa su aspecto, así que ¿por qué deberías preocuparte?

¿Merece realmente la pena el esfuerzo de ignorar esos ojos de cachorro y los lloriqueos para conseguir más comida? ¿Acaso los labradores gorditos no son más adorables y mimosos que sus amigos flacos?

Aunque es cierto que a tu perro no le interesa su aspecto exterior, será él quien sufra por dentro si le permites engordar.

Los perros delgados son más sanos

El sobrepeso le predispone a un montón de problemas de salud desagradables. Esto es cierto independientemente de si eres un humano o un perro.

Cargar con kilos de más también puede empeorar los problemas existentes que pueda tener tu perro. Por ejemplo, los problemas articulares, como la artritis y la displasia de cadera, pueden agravarse al tener que cargar con más peso.

Además de que las articulaciones y los huesos sufran problemas relacionados con la obesidad, el aumento de la grasa corporal también puede hacer que tu perro sea más propenso a tener problemas con sus órganos, incluidos los necesarios para la respiración y la digestión.

Por desgracia, para que estos riesgos aumenten, tu perro ni siquiera tiene que estar muy excedido de peso. Sólo un poco de grasa de más puede tener una serie de consecuencias no deseadas.

Ser un cachorro de labrador gordo puede hacer que tu perro sea más propenso a sufrir problemas articulares en el futuro.

¿viven más tiempo?

Un perro delgado no sólo tendrá un mejor nivel de forma física y una menor probabilidad de enfermar, sino que con toda probabilidad también vivirá más tiempo.

Purina realizó un estudio de por vida con 48 labradores, a los que se dividió en dos categorías, a una de las cuales se le dio un 25% más de comida que a la otra.

Los labradores que recibieron la ración grande de comida tuvieron una vida media de más de 11 años. Los que recibieron la ración más pequeña vivieron más de 13 años.

Si observas la diferencia que puede haber en estos términos, si ayudas a tu labrador a mantenerse delgado, ¡podrías darle unos increíbles dos años más contigo!

Así que, si quieres ayudar a tu labrador a perder peso, veamos la mejor manera de hacerlo.

Cómo reducir la comida de tu perro

Lo primero que debes eliminar de la dieta de tu perro con sobrepeso son los snacks o rellenos que le das entre las comidas. Si recibe muchos restos de comida en casa, es posible que éstos también deban desaparecer.

Si utilizas la comida como recompensa en el adiestramiento del perro, debería descontarse de su ración diaria de comida.

También puede ser útil encontrar alternativas más sanas a las golosinas de adiestramiento habituales.

Ten en cuenta que si tu perro está enfermo, es viejo o muy joven, es conveniente consultar al veterinario antes de alterar su dieta. También es conveniente que hables con él de antemano si tu perro tiene mucho sobrepeso y tiene que perder mucho.

Podría interesarte: Alimentación de Cachorro y Adultos

Registra el progreso de la pérdida de peso de tu perro

Si tu perro no come nada más que un alimento completo para perros, puedes reducir sin problemas la cantidad que le das en un tercio aproximadamente durante tres o cuatro días.

Hazle una foto desde arriba y desde el lado antes de empezar.

Al cabo de los tres o cuatro días, revisa al perro como se ha descrito anteriormente y pregúntate si sigue estando gordo.

Si crees que ha mejorado un poco pero que necesita adelgazar un poco más, sigue durante otros tres o cuatro días y luego revisa la situación.

Compara la foto que tomaste hace una semana y deberías ver alguna mejora.

Sigue así hasta que tu perro vuelva a tener «cintura» y puedas sentir su caja torácica cuando presiones firmemente a lo largo de sus costados.

Puede que tengas que aumentar ligeramente su comida para mantener su nueva figura delgada y asegurarte de que no adelgace.

Si el perro no pierde peso después de un par de semanas con dos tercios de su cantidad de comida anterior, es posible que tengas que reducir aún más su comida.

Este es un buen momento para consultar a tu veterinario, informarle de lo que estás haciendo y pedirle su opinión sobre la posibilidad de reducir aún más las raciones diarias de comida del perro.

Conclusiones

Los perros son muy afortunados cuando sus dueños adoptan una actitud responsable respecto a la comida y les obligan a perder peso si están gordos. Estos perros afortunados nunca tienen que preocuparse por el tamaño de las raciones, ni luchar con su conciencia por ese trozo de queso de más.

Tú te encargas de todo eso por ellos.

Todo el proceso está libre de estrés y el perro empieza a notar los beneficios con bastante rapidez. Menos peso significa que es más fácil moverse y respirar, el dolor de las articulaciones se alivia y el perro suele tener un nuevo impulso de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba