Patas de labrador – Todo lo que necesitas conocer

Únete a nuestra comunidad
Ahora puedes unirte a la comunidad del Labrador Retriever:

¡Las patas de los labradores son partes muy interesantes de nuestros labradores!

Patas de labrador

Como muchas otras características, las patas de los labradores están perfectamente adaptadas para ayudarles en su función inicial de trabajo. Las patas del Labrador Retriever son palmeadas, lo que ayudaba a sus antepasados a nadar para recuperar la caza para sus propietarios pescadores. Los labradores también tienen garras de rocío en las patas delanteras que pueden ayudarles a salir del agua y a mantener un buen agarre al correr.

Si quieres saber más sobre las patas de tu labrador y cómo cuidarlas mejor, ¡has llegado al lugar adecuado!

Todo sobre las patas de los labradores

Empecemos con algunos datos curiosos sobre las patas de los labradores. Algunos de estos datos se aplican también a otras razas de perros, pero hoy nos centramos en los labradores.

¡Los labradores tienen los dedos de las patas palmeados!

Algunos labradores tienen una mancha blanca en la parte inferior de la pata, también conocida como mancha/marca de Bolo.

Las garras de rocío de las patas delanteras de tu labrador son funcionales y están unidas por tendones.

Las patas de nuestros labradores han evolucionado perfectamente para cumplir su función original como cobradores.

Como todos los perros, los labradores son animales digitígrados, lo que significa que cargan su peso sobre los dedos.

Los labradores tienen 5 dedos en las patas delanteras (incluido el espolón).

Algunos labradores no tienen una garra de rocío en las patas traseras, a menudo sólo una uña o un colgajo de piel.
Como los espolones de las patas traseras no están unidos por tendones, los labradores sólo tienen 4 dedos funcionales en las patas traseras.

¿Los labradores tienen los dedos de los patas palmeados?

Entre los dedos de las patas de tu labrador (¡pero no entre las garras de la roseta!) encontrarás una membrana muy fina que une cada dedo. Así que sí, ¡los labradores tienen patas palmeadas! La mayoría de los perros lo hacen, pero no todas las razas tienen la misma membrana. De hecho, la membrana puede incluso tener un aspecto ligeramente diferente de un Labrador a otro. Pero tanto si examinas las patas de un labrador negro, como las de un labrador chocolate o las de un labrador amarillo, ¡lo encontrarás!

Esta circunferencia ayudó a los ancestros de nuestros labradores en sus primeras funciones de recuperación. Los primeros labradores descienden de los perros de los pescadores de Terranova. Estos perros se encargaban de recuperar los peces del agua y, por tanto, debían ser buenos nadadores. Les ayudaban las telarañas entre las patas, así como otras características como el tipo de pelaje y las garras.

¿Cómo son las patas del labrador?

Patas de labrador

Las patas del labrador se parecen a las de cualquier otro perro. Pero las patas de los perros tienen todo tipo de formas y tamaños. La mejor manera de ver exactamente cómo son las patas de un labrador es observar una de cerca en persona. Pero enseñar a tu labrador a estar contento de que le toquen las patas puede ser un proceso largo. Lo ideal es empezar en la infancia, cuando socialices a tu labrador y le dejes experimentar el corte de uñas. Pero aún es posible hacerlo con perros mayores, sólo hay que ir más despacio.

Como hemos dicho antes, las patas delanteras de los labradores tienen 5 dedos, y las traseras tienen 4 dedos funcionales, posiblemente con una garra vestigial en forma de roseta. En las patas delanteras, los dedos 2-5 están agrupados en el extremo de la «pata» de tu perro, mientras que la garra de la roseta está más arriba. Cuando está de pie, el espolón no toca el suelo, pero sí cuando corre o trepa.

Las patas de los labradores tienen el mismo aspecto, independientemente del color de tu cachorro. ¡El único cambio será el color de su pelaje y sus almohadillas! Algunos labradores amarillos pueden tener las almohadillas de las patas más claras que sus homólogos chocolates y negros. Algunos labradores pueden incluso tener manchas negras y rosas en sus almohadillas. Y, como ya se ha dicho, algunos labradores tienen una mancha blanca en la parte inferior de la pata, conocida como marca de Bolo.

¿Qué dice el estándar de la raza?

El estándar de la raza Labrador Retriever es otra herramienta excelente para ver el aspecto de las patas del Labrador. ¡Incluso las descalificaciones! De hecho, muestran las variaciones que pueden darse, aunque estas variaciones no sean necesariamente las preferidas por los criadores y los jueces.

El estándar de la raza Labrador dice: «Las patas son fuertes y compactos, con dedos bien arqueados y almohadillas bien desarrolladas. Los espolones se pueden quitar. Las patas separados, los patas de liebre, patas enroscados o las patas que se giran hacia dentro o hacia fuera son faltas graves».

Espolones en los labradores

Sólo las garras en forma de roseta de las dos patas delanteras de tu labrador son funcionales. Están unidas a los músculos de las patas de tu Labrador por cuatro tendones. Aunque no tocan el suelo cuando tu labrador está parado, los estudios han demostrado que entran en contacto con el suelo cuando los perros corren, y se utilizan, por ejemplo, cuando los perros recuperan el agua. Por lo tanto, los labradores modernos pueden utilizar estos espolones tanto como sus primeros antepasados trabajadores.

Los espolones traseros no están unidos y, por tanto, no son funcionales. De hecho, algunos labradores no tienen más que una garra aparentemente aleatoria o un colgajo de piel adicional en lugar de los espolones. Algunos criadores quitan las garras de la roseta a los cachorros, pero las garras de la roseta delantera rara vez se quitan en los labradores, incluso en los criados como perros de exposición. Tener garras en forma de roseta no penaliza a un labrador para la exposición. Pero tampoco los eliminará.

Cuidados de las patas

El cuidado de las patas de un labrador es más complejo que el simple recorte de las uñas. Cortar las uñas con regularidad es importante para evitar que las uñas de tu labrador se partan o se rompan, lo que sería muy doloroso. Si a tu perro no le gusta el cortaúñas, puede que tengas más éxito con una herramienta de afilado. Trabaja con tu perro desde una edad temprana para asegurarte de que se siente cómodo y feliz con el corte de uñas.

Además del cuidado de las uñas, es importante cuidar las almohadillas de las patas de tu perro. Si tu perro pasa mucho tiempo al aire libre, sobre todo si se ejercita en superficies duras, debes revisar sus almohadillas con frecuencia para detectar cortes u otras lesiones. Si tu casa es muy fría en invierno, quizá quieras invertir en botas para perros para proteger las almohadillas de tu labrador del hielo y la nieve.

También debes revisar entre los dedos de de tu labrador después de una excursión al bosque o a otro terreno accidentado. A veces, las espinas y otros objetos punzantes pueden clavarse entre los dedos de tu labrador. Esto puede ser doloroso para tu cachorro, y a menudo le resulta difícil deshacerse de ellas. Si notas que tu perro cojea, asegúrate de examinar suavemente y con cuidado sus patas para detectar cualquier problema.

Conclusiones

¡Vale la pena conocer las patas de nuestros perros! Las patas de los labradores están perfectamente adaptadas a su función original de perros de trabajo y recuperación. ¿Has mirado bien las patas de tu labrador? ¿Tienen una marca de Bolo? Nos encantaría que nos hablaras de tus labradores en los comentarios.

Ir arriba