¿Pueden ladrar los lobos?

¿Pueden ladrar los lobos?

Únete a nuestra comunidad
Ahora puedes unirte a la comunidad del Labrador Retriever:

¿Ladran los lobos? Parece una pregunta sencilla, pero es más compleja de lo que crees.

Los lobos pueden ladrar técnicamente. Sin embargo, puede que no se considere el mismo ladrido que escuchamos de nuestros perros domesticados.

¿Cómo suena el ladrido de un lobo? ¿Y por qué lo hacen exactamente?

¿En qué se diferencia de los ladridos de un perro?

Para responder a estas preguntas y a otras más, debemos adentrarnos en las profundidades de la comunicación de los lobos, la evolución de los perros domesticados y el «por qué» de los ladridos.

Más allá del aullido

Los lobos utilizan una amplia gama de vocalizaciones para comunicarse con sus pares. Esto incluye acciones como gruñir, gemir, ladrar, aullar y ladrar.

La caja de voz de un lobo no es tan biológicamente diferente de la de un perro.

Pueden, como nuestros amigos peludos, ladrar.

Sin embargo, esto no significa que ladren a menudo, sólo que pueden ladrar físicamente. Sin embargo, es relativamente raro escuchar el ladrido de un lobo.

Los ladridos no tienen las mismas necesidades de comunicación para los lobos que para los perros.

Para entender por qué, veamos algunas de las formas de comunicación de los lobos.

El aullido del lobo

Las vocalizaciones son extremadamente importantes para la comunicación de los lobos.

Cada sonido de lobo tiene un significado particular y se utiliza en un contexto específico.

El sonido que le viene a la mente a mucha gente cuando piensa en lobos es el aullido. Este es un sonido muy importante para la comunicación.

Se utiliza para reunir a los lobos de la misma manada, para llorar a los miembros perdidos y para reclamar el territorio.

Los aullidos pueden producirse a veces en individuos solitarios. Sin embargo, rápidamente evolucionan para incluir a toda la manada.

Los aullidos también permiten a los lobos comunicarse a larga distancia.

Pueden oírse a kilómetros de distancia, ayudando a reunir a los miembros perdidos de la manada y advirtiendo a los lobos de otras manadas que se mantengan alejados.

Aunque el aullido es un tipo de comunicación muy importante, no se utiliza tan a menudo como se podría pensar.

Los lobos no suelen aullar más de una o dos veces al día. En cambio, su día está lleno de otras formas de vocalización.

Sonidos del lobo

Sonidos del lobo

El día de un lobo suele estar lleno de muchos tipos de sonidos.

Los gritos y los lloriqueos suelen utilizarse en las interacciones amistosas para llamar la atención de otros lobos amigos.

Sin embargo, el llanto y los lloriqueos también pueden utilizarse para indicar frustración y ansiedad.

El significado depende en gran medida tanto de la situación como del lenguaje corporal del lobo.

Si un lobo parece feliz, probablemente esté lloriqueando o gimiendo de forma amistosa. Pero, si se muestra agresivo o asustado, probablemente lo esté utilizando para transmitir ansiedad.

Los gruñidos pueden ser tanto amenazantes como defensivos.

Sorprendentemente, los utilizan más a menudo entre sus propios compañeros de manada.

Esto se debe a que el orden social dentro de una manada es extremadamente importante.

Sin una jerarquía clara, las cosas simplemente no funcionarían bien.

Los gruñidos se encargan entonces de que cada miembro de la manada conozca su lugar.

Además de todos estos sonidos, los lobos también pueden ladrar.

Podría interesarte: Cruce de Labrador Retriever con Lobo

El significado del ladrido

¿Por qué ladran los lobos? ¿Y por qué no lo hacen tan a menudo como nuestros perros domésticos?

Básicamente, el ladrido de un lobo se utiliza para expresar alarma.

Si un lobo se sobresalta o sorprende de repente, puede ladrar.

De la misma manera que podemos saltar durante una película de terror, un lobo puede ladrar cuando un animal corre de repente detrás de un árbol.

Los ladridos también son utilizados habitualmente por las madres para comunicarse con sus cachorros.

Si el perro está haciendo algo que no debe o si está en peligro, la madre puede ladrar para advertirles del comportamiento o para avisarles del peligro.

Además, los ladridos suelen combinarse con otros sonidos.

Un ladrido, por ejemplo, puede utilizarse para defender el territorio de un grupo sin querer que la advertencia se oiga a distancia.

Por ejemplo, si se ve a un intruso demasiado cerca de la madriguera, el lobo puede ladrar para decirle que debe marcharse.

Un lobo también puede combinar un gemido con un ladrido para indicar sorpresa y/o sumisión.

Combinando los sonidos de esta manera, pueden añadir aún más riqueza a su comunicación.

El ladrido del perro

Ahora que sabemos por qué, exactamente, un lobo puede ladrar, vamos a explorar por qué un perro doméstico puede ladrar.

De hecho, los perros domésticos ladran por diversos motivos.

Los perros pueden ladrar para señalar que quieren algo o que una necesidad concreta no está satisfecha, como la comida o el agua.

Entonces utilizan su capacidad de ladrar para llamar su atención y así poder satisfacerlos.

Los perros también ladran para señalar su estado emocional.

Un perro excitado puede ladrar para mostrarle su nivel de excitación, al igual que si está ansioso puede ladrar para comunicar su malestar.

Un perro también puede ladrar para decirle que está molesto por algo del entorno.

Por ejemplo, un perro confinado en un corral puede ladrar para comunicar su malestar.

Además, los ladridos pueden ser inducidos por señales ambientales, como el ladrido de otro perro o el claxon de un coche.

La genética también puede influir en la frecuencia con la que un perro ladra. Algunas razas son simplemente más silenciosas que otras.

Por ejemplo, los terriers son conocidos por ser más ruidosos que otros perros.

Sin embargo, la genética, por supuesto, no es la única razón por la que un perro puede ladrar con frecuencia. Los factores ambientales y sociales, como el hecho de que el perro haya sido entrenado o no para no ladrar, también desempeñan un papel importante.

Para saber más sobre por qué ladran los perros exactamente, haga clic aquí.

Ladridos nocturnos

Al igual que los perros ladran durante el día, no es raro que ladren por la noche.

La mayoría de los perros ladran por la noche por las mismas razones que ladran durante el día: hambre, necesitar salir al exterior, sentirse solos o alarmados, o incluso pueden estar aburridos.

Ladrar por la noche, por supuesto, puede ser un verdadero problema para los propietarios de perros. Lamentar que su perro esté tranquilo durante las primeras horas de la mañana puede ser un verdadero problema.

Diferencias entre el ladrido de perros y lobos

Diferencias entre el ladrido de perros y lobos

Aunque ambos caninos ladran, las razones por las que lo hacen son muy diferentes, como puedes ver.

¿Cómo se ha desarrollado esta diferencia?

Los investigadores han descubierto que la vocalización en muchos mamíferos está estrechamente relacionada con el grupo social que los rodea.

Visto así, el significado de las diferentes vocalizaciones sólo puede aprenderse mediante la enseñanza a una edad temprana.

Un lobo sólo puede ladrar en contextos específicos porque sólo ha aprendido a ladrar en esos contextos específicos.

Un estudio concreto exploró el patrón de comportamiento social de los perros. Este estudio acuñó el término «selección social» para describir el fenómeno de las presiones sociales en especies altamente sociables.

Los lobos que son más capaces de comunicarse eficazmente con sus compañeros de manada tienen más probabilidades de sobrevivir que los que no pueden hacerlo.

Después de todo, en medio de una cacería, es extremadamente importante poder comunicarse con sus compañeros de manada.

Por tanto, es probable que los lobos que han aprendido a comunicarse eficazmente con sus padres tengan más probabilidades de sobrevivir, criar y enseñar a sus propios perros a comunicarse.

Esto explica por qué la comunicación del lobo es generalmente estable entre una generación y la siguiente.

Esto, por supuesto, no debe restar importancia al componente genético y biológico de la vocalización. Después de todo, los lobos y los perros son biológicamente capaces de ladrar. Los humanos, en cambio, no pueden.

Así que la vocalización depende en parte de la genética y en parte del entorno específico y del grupo social del animal.

Cosas que se diferencian entre los ladridos

Pero si la comunicación es bastante estable entre generaciones, ¿por qué los perros ladran de forma diferente a los lobos?

La respuesta está en el grupo social de los perros. En cuanto los perros fueron domesticados y empezaron a vivir cerca de los humanos, su grupo social cambió considerablemente.

Los humanos se convirtieron en sus compañeros y sus necesidades de comunicación cambiaron por ello.

Por lo tanto, los perros tuvieron que cambiar sus patrones de comunicación para poder comunicarse eficazmente con sus nuevos amigos humanos.

Los perros que cambiaron sus patrones de comunicación y fueron capaces de comunicarse mejor tuvieron más probabilidades de sobrevivir junto a los humanos.

De este modo, los perros empezaron a comprender rápidamente que los humanos entendían que lo mejor era ladrar; era más fuerte que un gemido y más rápido que un aullido.

Los perros que adoptaron el nuevo estándar de comunicación sobrevivieron y fueron criados. Enseñaron a sus perros a comunicarse y la nueva norma de comunicación se generalizó.

Por supuesto, todavía había otras formas de comunicación. Los perros siguen aullando, gimiendo y gruñendo. Sin embargo, utilizan mucha más corteza que sus primos los lobos.

Podría interesarte: ¿Tu perro ladra por la noche?

Conclusiones

Ahora que sabemos por qué los perros ladran más que los lobos, vamos a estudiar cómo se hace exactamente.

Hay sorprendentemente pocos estudios sobre cómo los perros utilizan los ladridos en su comunicación diaria.

Sin embargo, hay un estudio que analiza específicamente las características del ladrido de un perro.

Este estudio dividió los ladridos en varias categorías según su función: juego social, elicitación del juego, exploración, atención, contacto social y «saludo», soledad y comportamiento agonístico.

Se midió el tono vocal del perro y se colocó en la categoría que correspondía a su función.

Esto permitió a los científicos comparar las categorías entre sí en términos de tono y permitió a los científicos comparar los rangos vocales individuales de los perros entre sí.

Resultó que no sólo el ladrido era el más utilizado en comparación con otros sonidos, sino que la gama de tonos de los ladridos variaba considerablemente.

Había una gran diferencia vocal entre las razas y los perros individuales.

Esto se explica en gran medida por los diferentes objetivos de cada perro.

Algunos perros, después de todo, han sido criados para ser compañeros de caza de sus compañeros humanos, por lo que necesitan comunicarse de forma más eficaz mientras cazan. Los perros de compañía, en cambio, no.

Por lo tanto, la función y el tono de cada tipo de ladrido depende mucho del perro concreto.

Realmente, cada perro se comunica de forma diferente con sus compañeros humanos. También es probable que los perros aprendan a ajustar sus ladridos para comunicarse más eficazmente con cada humano concreto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba