Cómo evitar que tu cachorro gruña

Cómo evitar que tu cachorro gruña mientras come

¿Tu cachorro gruñe mientras come o cuando tocas su cuenco?

En este artículo, veremos qué hacer para que deje de gruñir permanentemente, en pasos seguros y sencillos.

Es muy molesto cuando tu labrador empieza a gruñirte.

Pero no te desesperes.

Retener la comida o gruñir cuando alguien se acerca al cuenco es un problema común en todas las razas de perros. Esto no significa que su perro sea malo o agresivo.

No caigas en la tentación de las soluciones rápidas o los castigos. Pueden ser muy peligrosos, especialmente si hay niños en la casa.

Si su amigo peludo empieza a gruñir para pedir comida, es comprensible que se tema lo peor. Afortunadamente, esto no suele ocurrir.

En la mayoría de los casos, es un problema bastante sencillo de resolver.

Si lo haces de la manera correcta.

Continúa leyendo: ¿Cómo lidiar con un cachorro de labrador al que le están saliendo los dientes?

La forma incorrecta de comportarse cuando un cachorro gruñe

Algunos entrenadores utilizan técnicas basadas en la fuerza y el dominio.

Es posible que hayas visto programas de televisión en los que se castiga y domina a los perros que gruñen.

Este método puede provocar que las personas sean mordidas y que aumente el sufrimiento de los perros.

Afortunadamente, hay un método mejor, que veremos a continuación.

El perro asustado

Antes se pensaba que el perro que vigilaba su cuenco trataba de estar «a cargo», de dominar a su dueño.

Ahora sabemos que eso no es cierto.

De hecho, es lo contrario.

El perro que vigila su cuenco es un perro asustado.

Tiene miedo de que los humanos le quiten la comida.

Veremos las causas de este comportamiento y cómo detener los gruñidos de su perro en tres sencillos pasos.

Tres etapas para el éxito

Tres etapas para el éxito

El tratamiento de este problema se realiza en tres etapas distintas.

Estas tres etapas son:

Fase 1: No empeorar la situación

Fase 2: Entender el problema

Fase 3: Modificar el comportamiento, paso a paso

Continúa leyendo: Cachorros y bebés ¿pueden convivir?

Fase 1

El primer paso es asegurarse de no agravar el problema.

La vigilancia de la comida suele comenzar cuando los perros son aún muy jóvenes.

No caigas en la tentación de castigar a un cachorro de labrador que gruñe, a continuación, te explicamos por qué.

Hasta que hayas leído y comprendido todo, mantente alejado del cachorro cuando esté comiendo y asegúrate de que los demás miembros de la familia hacen lo mismo.

Lea el paso 2 para entender el problema subyacente, luego el paso 3 y sígalos para que su perro deje de gruñir y mejorar permanentemente su comportamiento.

No caigas en la tentación de castigar al cachorro.

Los perros que vigilan su comida tienen dos problemas. El primero es que creen que la vas a quitar y el otro es que creen que no les devolverás la comida.

Es posible castigar a un cachorro con la suficiente severidad como para que deje de gruñir mientras come. Sin embargo, esto es una muy mala idea por las siguientes razones

– Los gruñidos son una importante «alerta temprana».

– El castigo tiende a ser específico para la persona que lo administra.

Importante

Los perros normales y sanos gruñen mucho antes de morder. El gruñido es una advertencia educada. Dice «¡retírate! Si no, estoy dispuesto a luchar…». Incluso el perro con el mejor temperamento gruñirá en algún momento de su vida, quizás cuando esté herido o muy asustado.

Los perros que no pueden gruñir cuando se sienten amenazados pueden morder sin previo aviso. Todos los perros deben sentirse capaces de avisar antes de morder. Evitar los gruñidos NO es lo mismo que evitar los mordiscos.

Gruñe a todos

Otra razón para no utilizar técnicas de «prevención de gruñidos» es que, si puede enseñar a su perro a no gruñirle a usted, eso no significa que vaya a dejar de gruñir a los demás.

Puede seguir gruñendo a los demás mientras come, incluidos los niños, y especialmente cuando no estás. Este no es un comportamiento apropiado. Es necesario abordar el origen del gruñido para corregir eficazmente el problema.

Controlar la situación

Para hacer frente a los gruñidos de forma eficaz, se necesita un sistema que elimine los gruñidos en su origen. El tratamiento adecuado es enseñar a tu perro que las personas en general son bienintencionadas y no compiten con él por la comida. Con los cachorros, esto suele ser sorprendentemente fácil y rápido de conseguir.

Fase 2

La protección de los alimentos forma parte de un grupo de comportamientos conocidos como protección de los recursos. Algunos cachorros sólo vigilan su comida, otros intentan proteger sus juguetes, sus cajas de arena e incluso a usted. La vigilancia de la comida es el más común de estos comportamientos, y entender cuál es su causa le permitirá resolver el problema de forma eficaz y sin castigos.

No es raro que los cachorros intenten vigilar la comida. Se trata de un comportamiento muy natural destinado a evitar que otros cachorros o perros les roben la comida.

En la naturaleza, los perros que «regalan» su comida se mueren de hambre. Muchos perros domésticos han perdido su instinto protector. No lo necesitan porque nos aseguramos de que se alimenten. Sin embargo, un número importante de perros de todas las razas siguen vigilando instintivamente su comida.

Es importante destacar que proteger la comida no significa necesariamente que su perro se vuelva malo. Lo que está diciendo es que puede estar un poco ansioso y que necesita reforzar su confianza en las buenas intenciones de la gente.

Cuanto más ansioso esté el cachorro, más distancia necesitará entre su comida y los transeúntes antes de sentirse lo suficientemente cómodo como para dejar de gruñir. Las técnicas de modificación del comportamiento que se describen a continuación tienen como objetivo crear esta confianza.

El tercer paso es modificar el comportamiento del cachorro que vigila su comida. Como el perro que vigila su comida tiene miedo de que se la quiten, es muy importante que no lo hagas.

En cambio, harás exactamente lo contrario y añadirás algo a su comida mientras la come. Lo que nos lleva al tercer paso

Fase 3

El proceso de modificación del comportamiento descrito en los pasos siguientes tiene como objetivo tratar al cachorro problemático que vigila su comida. Si no está seguro de qué hacer a continuación o si tiene un perro mayor con un problema establecido, lo mejor es comenzar bajo la supervisión de un experto.

Si te preocupa el temperamento o la salud de tu perro, o si el proceso no parece ir bien, es importante que te pongas en contacto con tu veterinario para que te asesore e informe. También es aconsejable que su perro sea examinado por un veterinario antes de iniciar este tratamiento para descartar cualquier problema de salud.

Su objetivo es poder meter las manos en el cuenco de su cachorro mientras come, sin que este se sienta mal.

Tendrá que ser paciente y dividir este proceso en pequeños pasos. Cada etapa probablemente durará dos o más días. Cuanto mayor sea el cachorro, más tiempo puede llevar.

No pase a la siguiente fase hasta que el perro se sienta cómodo y haya dejado de gruñir con la fase en la que está trabajando. Si puede dividir la ingesta diaria de alimentos del perro en cuatro o cinco comidas, el proceso de aprendizaje será más rápido que si sólo come una o dos veces al día.

Si en algún momento siente que no está progresando, asegúrese de que la comida en el cuenco es lo suficientemente aburrida en comparación con la comida o las golosinas que le vas a añadir.

Podría interesarte: Recomendaciones para tener un cachorro de labrador feliz

Paso 1: Levántate y vete

Para empezar, cada vez que alimentes a tu perro, pon sólo una pequeña cantidad de comida en su cuenco.

Mientras está comiendo, te colocas a medio metro o más de él y le echas pequeños trozos de comida en su cuenco. La distancia entre el perro y tú depende de él.

Tu trabajo es asegurarte de no provocar el gruñido.

No te acerques tanto como para que sienta la necesidad de gruñir. En las siguientes comidas, reduce la distancia a la que puedes acercarte al perro. No disminuyas la distancia hasta que el este cómodo y sin gruñir con la distancia anterior.

Si te cuesta encontrar una distancia en la que no gruña, utiliza algunas golosinas muy sabrosas para añadir a su cuenco en lugar de su comida habitual.

No te preocupes si no tienes buena puntería. La comida no tiene que estar en el cuenco, pero sí cerca de él. No pase al paso 2 hasta que pueda situarse a un metro del perro y ponerle la comida en su cuenco mientras come.

Paso 2: Caminar y jugar

El siguiente paso es caminar tirando la comida. Tu movimiento le preocupará porque no sabe lo que vas a hacer a continuación. Es muy natural, incluso a la gente generalmente no le gusta que alguien camine cerca de ellos mientras están comiendo. Retrocede más y tómate tu tiempo para este paso.

Si le preocupa caminar cerca del perro, aléjese. Encuentra una distancia a la que puedas moverte sin que gruña.

Si no puedes ir tan lejos en tu cocina, intenta hacer pequeños movimientos (como sólo mover los pies) para empezar y luego aumenta tus pasos a medida que se acostumbra.

Mientras tanto, usted lanza deliciosos trozos de comida dentro o alrededor de su cuenco mientras come. Cuando puedas caminar alrededor del perro a una distancia de un metro mientras come, y cuando esté tan relajado que mueva la cola mientras come y lo elogies, es el momento de seguir al Paso 3.

Paso 3: Contacto

El siguiente paso es poder tocar la espalda del perro mientras come, sin que gruña.

Cada perro es diferente, así que piense en el tipo de contacto que le gusta a su perro.

De momento, mantén las manos alejadas de la cabeza, la boca y el cuenco.

Puedes tocar ligeramente el costado de su cuerpo o la zona de las caderas.

Sea breve. Después de cada contacto, pon un trozo de comida sabrosa en su cuenco.

Si empieza a gruñir, vuelve al paso 2. Repita el toque y el tratamiento tan a menudo como sea posible con cada comida.

Cuando puedas tocar libremente la parte trasera del cuerpo del perro muchas veces mientras come, su cola se mueva y esté contento, pasa al paso 4.

Paso 4: Tocar con confianza

Este paso le llevará al punto de poder acariciar la cabeza de su perro mientras come. Como en todos los pasos anteriores, tómatelo con calma. Si en algún momento el perro gruñe o muestra un comportamiento previo a gruñir, vuelva al paso 3. Coloca la comida en un cuenco como de costumbre y dásela a tu perro.

Si el perro está contento, dale unos ligeros toques en el hombro o en el cuello y coloca inmediatamente una golosina en su cuenco. Si el perro sigue contento moviendo la cola, mueve tu mano más arriba y toca la parte superior de su cabeza.

Cambia a caricias ligeras intercaladas con frecuentes adiciones a su cuenca. Si todo va bien, al final de esta etapa debería poder acariciar y elogiar a su perro de forma normal mientras come. Si no parece satisfecho en algún momento, vuelve a la etapa anterior.

Paso 5: No más gruñidos

Este paso se completa cuando puedes meter las manos en el cuenco del perro mientras come, tocarlo en cualquier parte de su cuerpo, pisar a su alrededor y, en general, hacer todas esas cosas que otras personas, especialmente los niños, pueden hacer algún día a tu perro mientras come.

Proceda con el mismo cuidado que en todos los pasos anteriores. Acerque su mano un poco más a su cuenco cada vez que ponga una golosina en él, hasta que su mano esté en el cuenco.

Vigile a su perro con mucha atención en todo momento. Detente y vuelve si parece infeliz o si deja de comer y se pone rígido. Si está contento, intente levantar el cuenco ligeramente del suelo con una mano mientras añade golosinas con la otra. Si eso funciona, puedes levantar el cuenco unos centímetros, añadir algunas golosinas y volver a colocarlo en su sitio.

Si el perro está satisfecho, vuelva a subir el cuenco un poco más cada vez, sustituyendo siempre el cuenco por más comida. Cuando pueda levantar el cuenco hasta la encimera, añadirle comida y volver a bajarlo, casi habrá alcanzado su objetivo.

No tienes que forzarle constantemente quitándole la comida, y cuando le quitas el cuenco es siempre para añadirle algo bueno. Quieres que crea que cualquiera que se acerque a su cuenca es para algo muy bueno.

Podría interesarte: Pasos para tranquilizar a un cachorro hiperactivo

Paso 6: Confía en todos

El último paso es supervisar el ensayo de todo el procedimiento con cada uno de los miembros de su familia y, a continuación, con los amigos y visitantes que pueda invitar a ayudarle.

Durante las próximas semanas, asegúrate de que cualquier persona que se acerque a tu perro mientras come ha seguido estos pasos y sigue estrictamente las señales de cuando retroceder.

Verá que este proceso es mucho más rápido que el proceso inicial.

Este último paso termina el adiestramiento y enseña a tu perro que cualquiera que esté cerca de su cuenco es bueno.

Lo que tienes que hacer ahora es asegurarte de que se comporta de esta manera relajada, incluso si hay algunas golosinas realmente buenas en su cuenco.

Si no es así, vuelva a repetir los pasos anteriores con golosinas y otros alimentos de alto valor en el cuenco.

Podría interesarte: Signos de agresividad canina

Conclusiones

Gruñir al comer es un problema común en los cachorros y en algunos perros mayores, causado por la falta de confianza y el miedo a perder la comida. Los antiguos métodos de tratamiento con castigo son peligrosos e ineficaces porque perpetúan y refuerzan la desconfianza del perro hacia las personas.

La vigilancia de la comida se trata eficazmente eliminando el miedo y aumentando la confianza del perro.

Durante ese procedimiento, principalmente con los cachorros, el perro puede perder rápidamente toda la ansiedad y olvidarse de vigilar su cuenco, hasta el punto de abandonarlo y acercarse varias veces a ti. Eso es lo ideal.

Recuerda que es importante evitar tocar a un cachorro que gruñe, porque un mordisco, incluso de un cachorro, puede ser desagradable. El acceso al perro durante las comidas debe limitarse a los adultos que comprendan el sistema de manipulación. Si no está seguro de poder seguir las instrucciones anteriores sin ayuda, consulte a un especialista en comportamiento.

Ir arriba