embarazo psicológico

El embarazo psicológico en perras

Tu perra puede estar mostrando signos de embarazo psicológico. Esta condición, también llamada embarazo simulado o pseudoembarazo, y es bastante común en los perros.

El embarazo psicológico es una enfermedad grave. Aquí te mostraremos más sobre los signos y síntomas, su duración y cómo ayudarle a pasar por ello de forma segura y saludable.

Embarazo psicológico

El embarazo psicológico se produce en los mamíferos cuando muestran signos de embarazo, pero no están realmente embarazados.

Los humanos y otros animales también los experimentan, pero son menos comunes que en los perros. Esto se debe a diferencias hormonales entre las especies.

Los científicos creen que los pseudoembarazos en los caninos tienen una función evolutiva. Permitían a las lobas primitivas cuidar de las crías de otras hembras de la manada.

Así pues, analicemos con detenimiento el por qué sucede esto.

¿Cuestión de hormonas?

La reproducción es regida por las hormonas y se cree que los embarazo psicológico en los perros se deben a su modo único de reproducción.

Pero la razón exacta de por qué sucede aun no se entiende del todo.

El embarazo psicológico en perros suele producirse entre 6 y 12 semanas después de que la hembra haya entrado en celo.

Los síntomas están ocasionados por los niveles de las hormonas progesterona y prolactina. La prolactina, por ejemplo, es la hormona que estimula la producción de leche. La progesterona, es la hormona que regula la ovulación y la menstruación, y su posterior eliminación.

Además, el embarazo psicológico en perros también parece estar influido por factores ambientales, nutricionales y raciales. La edad de la perra y el número de veces que ha parido igualmente influyen en la probabilidad de desarrollar esta enfermedad.

¿Cuáles son las posibilidades de que tu perra desarrolle un pseudoembarazo?

¿Es frecuente?

Los científicos han estimado que alrededor del 50% de los perros que no han sido castrados desarrollarán un falso embarazo durante su vida. Incluso puede llegar al 75%, en ciertas razas, como los galgos afganos, los beagles y los perros salchicha.

Una vez que su perra ha experimentado un embarazo psicológico, aumentan las posibilidades de que se repita en futuros ciclos estrales. Incluso hay perras que experimentan un falso embarazo después de cada temporada si no se han apareado con éxito.

Los falsos embarazos no diagnosticados también pueden ser la causa de problemas de comportamiento, especialmente de agresividad. Y traer como consecuencia que algunas perras sean realojadas o sacrificadas innecesariamente.

Sin embargo, no todos los signos son iguales de una perra a otra, de hecho pudiera variar de una temporada a otra en la misma perra.

Síntomas

Los cambios de comportamiento suelen ser los primeros signos de un embarazo psicológico en una perra. Los cuales pudieran ser inquietud y posiblemente ansiedad.

En una encuesta realizada por Root y otros investigadores sobre el embarazo fantasma en perros, fue confirmado que los cambios de comportamiento suelen ser el único signo que acompaña a un embarazo fantasma. El 96% de los veterinarios expresó haber visto perras pseudopreñadas que sólo mostraban signos de comportamiento.

La señal más común, observada el 96% de las veces, era que el perro recogía y cuidaba cosas, como un juguete de peluche. Entonces la perra estuvo menos activa y mostró un comportamiento de anidamiento, lo que significa que estaba preparando el lugar donde nacerían sus cachorros, como hacen las perras preñadas.

Igualmente, muchos veterinarios informaron que han observado un comportamiento agresivo durante esta etapa. La razón es probablemente la defensa de su guarida.

Cuando los síntomas físicos de un embarazo psicológico se desarrollan, suele ocurrir un poco más tarde.

Signos físicos

El síntoma físico más común que notará es que los pezones de la perra se oscurecen y las glándulas mamarias se agrandan. Esta se debe a los altos niveles de prolactina.

Incluso pudieran verse una secreción ligera o de color marrón y más tarde comenzar a producir leche. Las perras suelen empezar a lamerse las glándulas mamarias, lo que estimula la producción de leche.

Otros signos físicos pueden ser pérdida de apetito y vómitos. Algunas perras pierden peso, mientras que otros pueden ganarlo. A menudo, el aumento de peso se debe a la retención de líquidos, y el estómago de tu perra puede estar hinchado y distendido.

Tampoco es infrecuente que se produzca un flujo vaginal mucoso. Algunas perras pueden incluso tener contracciones similares a las observadas durante el parto.

Duración del embarazo psicológico

Generalmente desaparecen en dos o tres semanas, sin necesidad de tratamiento. Pero esto puede verse afectado por factores como la salud general de la perra, el grado de desequilibrio hormonal y la raza.

Es imprescindible que tu perra sea examinada por un veterinario si la afección persiste durante más de cuatro semanas. O alguno de los síntomas mencionados anteriormente empeora.

Puede ser que tu perra necesite tratamiento para evitar futuras complicaciones. También puede ser que esté realmente embarazada o que tenga otra enfermedad con síntomas similares.

¿Podría surgir alguna complicación?

Que tu perra haya sufrido de un embarazo utópico, no quiere decir que vaya a desarrollar futuras complicaciones por ello, o al menos el riesgo es bastante escaso.

Las dos complicaciones más comunes son la infección de las glándulas mamarias o la irritación e inflamación de la piel alrededor de las glándulas. Estas condiciones pueden hacer que su perra enferme mucho y deben ser tratadas por el veterinario.

Los pseudoembarazos frecuentes también pueden aumentar el riesgo de piometra, infección del útero y tumor de las glándulas mamarias.

Igualmente existen otras patologías graves que pueden ser confundidas por sus síntomas como un pseudoembarazo. Entre ellos se encuentran una glándula tiroidea inactiva, tumores benignos de la glándula pituitaria en el cerebro y la piometra.

Otros síntomas de la piometra son el letargo, los vómitos y las secreciones malolientes de la vagina. Si tu perro presenta alguno de estos síntomas, debes llevarlo al veterinario.

Los signos que parecen de embarazo pueden, por supuesto, significar que su perra está realmente embarazada.

¿Cómo distinguir entre un embarazo psicológico y uno verdadero?

Puede ser realmente difícil distinguirlos.

Por lo tanto, a menos que esté 100% seguro de que su perra no ha tenido la oportunidad de aparearse, debe comprobar que no está embarazada.

Esto requiere una visita al veterinario. Una ecografía puede confirmar o descartar el embarazo a lo largo del tiempo; los síntomas de un falso embarazo suelen aparecen alrededor de las 6 semanas del ciclo estral.

Si su perra no está preñada, el veterinario también la examinará para descartar cualquier otra condición que pueda causar el desarrollo de las mamas y la producción de leche.

Si se confirma la falsa preñez y se descarta cualquier otra afección, probablemente te preguntes qué debes hacer.

Tratamiento

En la mayoría de los casos los embarazo psicológico son leves y no requieren de tratamiento específico.

Lo único que recomiendan los veterinarios es evitar que la perra se lama las glándulas mamarias. También debe evitar cepillar y tocar esta zona.

Esto podría estimular la producción de leche, y hacer que la enfermedad dure más tiempo. Además de que aumenta el riesgo de infección.

Para ello puedes apoyarte de un collar isabelino, o incluso una camiseta.

Algunos veterinarios sugieren reducir la producción de leche retirando el agua por la noche para limitar la ingesta de líquidos. Sin embargo, es mejor hacerlo sólo bajo las instrucciones de un profesional.

Si los signos de un falso embarazo se sostienen durante más de cuatro semanas o se vuelven preocupantes y si su mascota parece estar enferma, consulte a su veterinario.

Tratamientos medicados

Según el estudio de Root et al, mencionados anteriormente, se puso al descubierto que, por término medio, el 52% de los casos de embarazo psicológico en perras atendidos por los veterinarios no fueron tratados.

El tratamiento actual de elección, utilizado por los veterinarios más que ningún otro, es la cabergolina. Este medicamento reduce la prolactina y detiene la producción de leche. Es de larga duración y tiene pocos efectos secundarios.

Suele administrarse durante 5 a 10 días, sin embargo esto varía de una perra a otra.

En el pasado, los embarazo psicológico se trataban con hormonas, incluyendo estrógenos, progestinas y andrógenos. Pero estos tratamientos poseen numerosos efectos secundarios. Por ejemplo, las progestinas pueden provocar una piometra.

Igualmente pueden prescribirle sedantes suaves para reducir la ansiedad o la agresividad. A veces se administran diuréticos para reducir la producción de leche y aliviar la retención de líquidos.

¿Se puede prevenir?

La única forma permanente de prevenir el pseudoembarazo en las perras es esterilizarlas. Esta es la mejor solución, excepto, por supuesto, si tiene intención de tener crias con su perra.

Cuando se le extirpan los ovarios, ya no experimenta los ciclos estrales ni la cascada hormonal que provoca el embarazo fantasma.

Es posible que hayas oído hablar de perros castrados que tienen un embarazo fantasma, y es algo que ocurre. Pero sólo si está castrada mientras atraviesa un pseudoembarazo o sigue alimentando a sus cachorros.

Los embarazo psicológico en perras esterilizadas

Los veterinarios entrevistados en el marco de su investigación afirmaron haber observado un embarazo psicológico en perras esterilizadas.

La causa está relacionada con la alteración del ciclo hormonal normal por la operación. Esto ocurre cuando están castrados, pero siguen mostrando síntomas de un falso embarazo.

Los síntomas pueden volverse más notables e incluso persistentes después de la esterilización, especialmente en perras que a menudo han tenido falsos embarazos.

El signo principal suele ser el agrandamiento de las glándulas mamarias y la producción de leche. Root et al también creen que un pseudoembarazo puede ser incluso la razón por la que algunos propietarios afirman que sus perros son más agresivos después de ser castrados.

Por ello, su veterinario le recomendará que esterilice a su perra sólo cuando ya no presente ninguno de los síntomas de un falso embarazo.

Conclusiones

Si crees que tu perra está sufriendo un embarazo psicológico, ¡no te asustes!

Unas pequeñas medidas pueden ayudarla a sentirse más cómoda, y los síntomas suelen desaparecer por sí solos sin necesidad de tratamiento.

Si tu perro tiene síntomas graves o varios episodios, lo mejor es que hables con tu veterinario.

La única forma segura, hasta el momento, de evitar un falso embarazo es esterilizar a la perra.

¿Te ha ocurrido alguna vez?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba