Esclerosis nuclear en perros: causas, síntomas y tratamiento

esclerosis nuclear en perros
Imagen: veterinariacamicaza.blogspot.com

En nuestro artículo sobre la esclerosis nuclear en perros trataremos las causas, las opciones de tratamiento y mucho más.

A todos nos parece que nuestros amigos peludos están envejeciendo de prisa.

La edad de los perros pasa tan rápido que nuestros pequeños perros tienen una vida corta y un montón de posibles problemas de salud relacionados con la edad.

Uno de los problemas de salud más comunes en los perros que envejecen es la esclerosis nuclear, también conocida como esclerosis lenticular.

La esclerosis nuclear en los perros se observa comúnmente en perros mayores, generalmente de 7 a 9 años de edad.

¿Qué es la esclerosis nuclear en los perros?

La esclerosis nuclear del cristalino en perros es el término médico oficial para la «neblina» azulada que se forma en los ojos de los perros adultos.

La esclerosis nuclear suele aparecer en perros de mediana y avanzada edad.

Se manifiesta como un velo turbio, generalmente teñido de azul, en el cristalino del ojo.

Suele afectar a ambos ojos y puede progresar rápidamente.

Aunque el nombre puede sonar fuerte, la esclerosis nuclear o lenticular en perros no es un problema de salud grave.

Aún así, sigue siendo importante ser consciente de esta condición y puede ser necesaria la atención veterinaria.

Síntomas de la esclerosis nuclear

Los síntomas de la esclerosis nuclear en perros pueden ser los siguientes:

– Ojos turbios / nublados

– Un tinte azul o gris en uno o ambos ojos.

El trastorno suele ser más perceptible cuando se mira de lado, en lugar de directamente.

La esclerosis nuclear no suele provocar cambios significativos en la visión, por lo que no se considera un problema de salud canino grave.

Si notas algún signo de alarma, es conveniente que hables con tu veterinario.

Aunque la esclerosis nuclear no es un problema grave, es bueno descartar cualquier otra afección que pueda causar síntomas similares.

Causas

Las causas exactas de la esclerosis nuclear en los perros no se conocen del todo.

Se cree que el cristalino del ojo tiende a endurecerse con la edad.

A medida que se producen nuevas fibras del cristalino durante la vida del perro, éstas ejercen presión sobre el cristalino central.

Esto puede provocar el endurecimiento del tejido del cristalino y la decoloración / opacidad del ojo.

La esclerosis nuclear parece ser un resultado natural del proceso de envejecimiento en la mayoría de los perros.

Afecta a la gran mayoría de los perros de edad avanzada, con algunas estimaciones que muestran una tasa del 50% para los perros de más de 9 años y del 100% para los perros de más de 13 años.

Diagnóstico

Para diagnosticar la esclerosis nuclear, el veterinario suele dilatar las pupilas del perro para facilitar su visualización.

Luego se examinará el ojo con un oftalmoscopio u otro instrumento de examen.

Como la esclerosis nuclear es muy común en los perros, muchos veterinarios pueden diagnosticarla fácilmente.

Opciones de tratamiento

No existe un tratamiento estándar específico para esta enfermedad.

De hecho, no suele ser necesario ningún tratamiento, a menos que la enfermedad provoque cataratas u otros problemas más graves.

Debido a esto, los perros con esclerosis nuclear deben ser vigilados cuidadosamente para detectar signos de cataratas.

Ambas enfermedades parecen estar relacionadas, aunque la esclerosis nuclear no se considera la causa directa de las cataratas.

La esclerosis nuclear no afecta significativamente a la visión de los perros, pero la catarata sí.

Por tanto, los padres de un perro con esclerosis nuclear deben programar revisiones periódicas con un veterinario.

Cataratas y esclerosis nuclear en perros

Cataratas y esclerosis nuclear en perros

La esclerosis nuclear y la catarata son dos enfermedades muy diferentes, pero para los ojos inexpertos pueden ser muy similares.

La esclerosis nuclear no suele afectar a la visión y no causa daños importantes en los ojos.

La catarata, por el contrario, puede provocar cambios importantes en la visión y otros síntomas graves.

Dado que ambas afecciones se caracterizan por un aspecto opaco y turbio del ojo, puede ser difícil diferenciar la esclerosis nuclear de la catarata.

Para diagnosticar la afección correcta, un veterinario realizará un examen ocular, en el que examinará detenidamente la córnea, la retina y el tejido ocular del perro.

Pronóstico

El pronóstico de un perro con esclerosis nuclear suele ser muy bueno.

Como ya hemos dicho anteriormente esta afección no suele causar cambios significativos en la visión ni molestias a su perro.

Sin embargo, la esclerosis nuclear suele aparecer después de los 7 u 8 años, cuando muchos perros empiezan a desarrollar otros problemas de salud ocular.

Para muchos, la esclerosis nuclear puede ser una especie de señal que indica que es hora de empezar a prestar más atención a cualquier cambio en el comportamiento o el aspecto de su perro.

Prevención

La esclerosis nuclear es el resultado de los cambios naturales en los ojos de su perro asociados al envejecimiento.

No existen medidas preventivas para evitar esta enfermedad.

Sin embargo, deben programarse exámenes médicos regulares a lo largo de la vida de su perro para controlar su salud general y vigilar de cerca la aparición de problemas.

Los exámenes oculares deben formar parte de un examen veterinario regular.

Sin embargo, algunos veterinarios no prestan mucha atención a los ojos de los perros hasta los últimos años de su vida.

Pero merece la pena solicitar un examen ocular rápido que se sume a las revisiones periódicas de su perro.

Conclusiones

La esclerosis nuclear en perros es una afección muy común que no suele ser motivo de preocupación.

Se trata de una condición puramente cosmética que no causa ninguna molestia a su perro ni cambios significativos en la visión.

Las visitas al veterinario deben seguir programándose cuando su perro empiece a mostrar signos de esta condición, especialmente para comprobar si hay signos de cataratas y otros problemas más graves.

Imagen: veterinariacamicaza.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba