Mi perro tiene verrugas

Mi perro tiene verrugas ¿Qué hacer? Causas y tratamientos

Las verrugas en la piel de los perros son un problema común, pero pueden originar mucho estrés.

Hoy trataremos el tema de las carnosidades y responderemos a las dudas más frecuentes relacionadas con estas.

Tal vez creas que se deba a un signo de algo grave o te preguntas si debes ponerle alguna crema. Cada vez que tu perro desarrolla un nuevo síntoma, puede ser preocupante, incluso si se trata de algo tan leve como una carnosidad.

¿Qué son las verrugas?

Las carnosidades son un crecimiento fibroso en la piel. Puede aparecer como un solo bulto o varios. Su aspecto puede variar en función de su localización y de su causa.

Las verrugas no son lo mismo que las carnosidades en la piel.

Las verrugas son contagiosas y suelen estar causadas por un virus, mientras que las carnosidades cutáneas no lo son. Además, hay varios factores que aumentan el riesgo de aparición de verrugas y granos en la piel. Más adelante examinaremos otras diferencias entre estas dos condiciones.

¿Qué aspecto tienen estas marcas en la piel? ¿Y cómo sabes si tu perro tiene una carnosidad en la piel o algo así?

Aspecto

Las carnosidades en la piel de los perros se parecen mucho a las de los humanos.

Existen dos tipos principales: los hamartomas fibroadnexos y los hamartomas foliculares.

Los fibroadnexos aparecen como pequeños crecimientos pálidos que comienzan en la superficie de la piel. Estos crecimientos suelen ser muy pequeños, del tamaño de una cabeza de alfiler, pero a veces pueden ser un poco más grandes. Suelen carecer de pelo.

A menudo, estos crecimientos están adheridos a la superficie de la piel por un tejido que se asemeja a una varilla. Si el crecimiento de la piel es particularmente grande o amplio, este tejido conectivo aparecerá notablemente más pequeño que el volumen del tumor.

Los foliculares son más raros en los perros, pero también pueden desarrollarse. Estos crecimientos suelen encontrarse en racimos y pueden identificarse por su parte superior plana y sus gruesos pelos.

Por lo general, estos papilomas cutáneos no parecen tener tejido conectivo.

Estas carnosidades también pueden desarrollarse raramente bajo la superficie de la piel. Cuando esto sucede suelen pasar desapercibidos. Aunque, si son lo suficientemente grandes, pueden notarse al tocar suavemente la piel.

Afortunadamente, casi todos los papilomas cutáneos son completamente benignos. El único momento en que una carnosidad cutánea puede ser molesta es cuando se encuentra en un lugar desafortunado, por ejemplo, en la parte inferior del párpado.

¿Por qué salen?

Las causas son múltiples.

Los papilomas cutáneos están formados por tejido fibroso que contiene proteínas. Estas proteínas actúan como conexiones de apoyo en el cuerpo y mantienen los órganos internos en su lugar.

A veces, las células que desarrollan estos tejidos de soporte se vuelven hiperactivas. Esto puede conducir a la formación de una carnosidad en la piel. En otras palabras, un papiloma cutáneo es el crecimiento sobreabundante e innecesario de tejido conectivo.

Este abundante crecimiento no suele deberse a una única causa. Por el contrario, se debe a varios factores.

Los perros de edad avanzada son más propensos a desarrollar carnosidades en la piel. Las zonas irritadas y desgastadas por el movimiento repetitivo, como debajo de las extremidades del perro o entre los dedos de los pies, también son más propensas a desarrollar papilomas cutáneos.

Además, algunos perros parecen desarrollar más placas cutáneas que otros. Aunque no se conoce la razón exacta de este fenómeno se cree que la genética juega un papel importante.

A veces, los papilomas cutáneos se forman como una forma benigna de cáncer. En este caso, los papilomas cutáneos suelen extenderse por todo el cuerpo. Estos suelen ser inofensivos a menos que crezcan en un área problemática.

El principal problema de estos papilomas cutáneos en los perros es su capacidad para aparecer en zonas especialmente problemáticas, como el sistema vascular y la médula espinal.

Estos tumores también pueden crecer en diferentes zonas de la piel y suelen pasar desapercibidos debido a su naturaleza benigna y su pequeño tamaño.

¿Qué hacer si el perro tiene verrugas?

La mayoría de los papilomas cutáneos son completamente benignos -incluso los considerados cancerosos-, sin embargo, es importante que un veterinario los examine. Aunque los papilomas cutáneos son bastante comunes, hay condiciones más peligrosas que pueden hacer que aparezcan estos papilomas cutáneos.

También es importante controlar el crecimiento para poder dar información importante a su veterinario. Toma fotos del crecimiento cerca de un objeto de tamaño fijo, como una moneda, para que puedas evaluar cuánto está creciendo posteriormente.

También puede ser útil anotar cualquier característica extraña o desfiguración del tumor para informar a su veterinario.

Ponga especial atención si el bulto crece rápidamente, tiene un color diferente al de la piel circundante o está cerca de ojos, nariz o boca de tu mascota.

Si tu mascota tiene otros síntomas, asegúrese de informar al veterinario. Esto incluye factores como cambios en el apetito, cambios de peso, signos de malestar, vómitos y diarrea.

verrugas en perros

¿En que se diferencian de las verrugas?

Ahora que sabemos exactamente qué es un papiloma cutáneo y cuáles son los signos importantes a los que hay que prestar atención, veamos en qué se diferencian las verrugas en los perros de los papilomas cutáneos en los perros.

Existen muchas diferencias.

Las verrugas son causadas por el virus de la papilomatosis en los perros. Por ello, las verrugas son contagiosas, a diferencia de los papilomas cutáneos.

Este virus puede transmitirse de perro a perro a través de los fluidos y del contacto piel con piel.

Las verrugas también tienden a desaparecer por sí solas, a diferencia de los papilomas cutáneos.

Las verrugas en la pata del perro pueden causar irritación si están entre los dedos o en una zona que roza el suelo. Estas verrugas pueden requerir la intervención de un veterinario si son lo suficientemente embarazosas.

Las verrugas en la cabeza y/o la cara de un perro no suelen ser peligrosas, a menos que se encuentren cerca de los ojos o la nariz. Las patas del perro son uno de los lugares más comunes donde suelen desarrollarse. Normalmente no suelen provocar picores.

Como las verrugas siempre desaparecen por sí solas, no suelen necesitar tratamiento. Pero algunas verrugas pueden picar e infectarse, en cuyo caso el veterinario puede decidir extirparlas.

Siempre debes llevar a tu cachorro al veterinario si tiene lo que crees que es una verruga. Esto es importante para diagnosticar que se trata efectivamente de una verruga y no de una afección más grave.

Quitarle las verrugas

La mayoría de los papilomas cutáneos no necesitan ser retirados. Sólo son de naturaleza superficial y no requieren un tratamiento especial.

Sin embargo, si están en una zona incómoda o son más grandes de lo normal, el veterinario puede sugerir que las elimine.

Si no son eliminados, la mayoría de los papilomas cutáneos permanecerán. Pueden disminuir de tamaño, pero normalmente no desaparecen por completo.

En caso que se decida que la extirpación es la mejor solución, normalmente se hará en forma de cirugía. Según la ubicación de la carnosidad y el caso especifico de su mascota puede variar el procedimiento.

Por ejemplo, eliminar una carnosidad del párpado será diferente a eliminar una de entre los dedos de las patas.

Además, si la carnosidad se infecta, la operación requerirá otros cuidados posteriores.

La criocirugía también es una opción para algunos casos de descarte. En este tipo de procedimiento, se utiliza nitrógeno líquido para eliminar la mancha de la piel mediante su congelación. Este método es muy similar a algunas técnicas de eliminación de verrugas en los humanos.

Este procedimiento se utiliza en perros que corren el riesgo de sufrir complicaciones durante la cirugía normal. Obviamente, este procedimiento no siempre es posible, por ejemplo en el caso de que la carnosidad se encuentre alrededor de la cara.

Su veterinario podrá discutir las mejores opciones para su mascota y responder a cualquier pregunta específica que tenga sobre la situación de su perro.

¿Cuánto cuesta eliminarlas?

El coste de eliminar una verruga en la piel del perro depende mucho de la situación concreta.

¿Dónde está la carnosidad? ¿Qué método se utiliza? ¿Necesitará antibióticos? ¿Tiene el perro otras infecciones? ¿Cuántas carnosidades se eliminan?

En realidad, todo depende de su situación particular y de las características específicas del papiloma cutáneo.

Su veterinario podrá proporcionarle un precio exacto en función del estado de su perro y de la cirugía en concreto.

Conclusiones

Las verrugas o papilomas cutáneos de los perros son casi siempre inofensivas. Por lo general, sólo son una amenaza si se encuentran en un lugar preocupante o si están irritados e infectados.

A pesar de su naturaleza benigna, debes llevar a tu perro al veterinario para asegurarte de que se trata de un simple papiloma cutáneo. Algunas enfermedades más graves, como ciertos tipos de cáncer, pueden adoptar el mismo aspecto.

El veterinario podrá ofrecer un diagnóstico seguro del estado del perro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba