Tristeza en los Perros

Tristeza en los Perros ¿Cómo animarlos?

A nadie le gusta la idea de vivir con un perro triste.

Queremos dar a nuestros perros la mejor vida posible y creemos que son felices con nosotros.

Pero no siempre podemos evitar la tristeza en nuestra vida, y también podemos preguntarnos si los perros también pueden sentirla.

Mi perro está triste 🙁

Atribuir emociones humanas a los perros no es fácil.

Pero podemos explicarle lo que significa que su perro parezca estar decaído, cómo saber si está realmente triste y cómo sacarlo de su tristeza.

¿Los perros se ponen tristes?

Todos los seres humanos tenemos que lidiar con nuestra cuota de tristeza y sabemos exactamente cómo es la expresión de tristeza de otra persona.

A veces los perros también pasan por experiencias que nos podrían entristecer.

Por ejemplo, dejan el hogar que siempre han amado, abandonan su pasatiempo favorito porque ya no son físicamente capaces o pierden a un ser querido.

Ya que no podemos hablar con ellos sobre cómo se sienten al pasar por estas situaciones, así que no sabemos si la tristeza la sienten igual que nosotros.

Pero el comportamiento de muchos perros cambia de manera que ciertamente sugiere que están sintiendo algo parecido a la tristeza.

Y, por supuesto, queremos aliviar esos sentimientos.

Pero primero tenemos que entender qué es lo que les entristece.

¿Por qué mi perro parece triste?

¿Seguro que sabes cómo es tu perro cuando está triste?

Nos basamos en gran medida en las expresiones faciales para reconocer la tristeza en otros seres humanos. Las personas infelices miran hacia abajo, fruncen el ceño y pueden llorar.

A veces los perros también tienen una cara que parece triste pero no significa lo estén

Algunos perros tienen una apariencia de tristeza

Algunos perros tienen una cara que parece triste, independientemente de sus verdaderos sentimientos.

Esto parece especialmente cierto en el caso de los perros con caras muy arrugadas, como los carlinos y los bulldogs. Quizás sus arrugas nos recuerdan el ceño de los humanos.

Por otro lado, la boca respingona del Samoyedo le hace sonreír permanentemente, aunque esté descontento.

¡Algunos lo hacen a propósito!

Los perros domésticos tienen dos pequeños músculos que se utilizan para elevar la parte interna de las cejas: el músculo elevador del ángulo ocular medial y el músculo retractor del ángulo ocular lateral.

Cuando los perros los utilizan, sus cejas interiores se levantan, sus ojos se agrandan y adoptan el clásico aspecto de «perro triste».

Los lobos no tienen estos músculos, lo que significa que deben haber evolucionado con la domesticación.

Es muy poco probable que esto sea fruto de la casualidad.

Precisamente porque es una expresión que resuena con fuerza en nosotros se cree que el ser humano, haya sido intencional o no, favoreció a los perros que podían mover estos músculos.

Incluso hoy en día, nos sentimos más inclinados a prestar atención a nuestros labradores cuando nos lanzan esos tristes ojos de cachorro.

Esto refuerza el comportamiento y nuestros perros son más propensos a hacerlo cuando los miramos.

Es importante entender que no se trata de un sentimiento de culpa furtivo. El perro no sabe cómo interpretamos esta expresión, sólo sabe que le prestamos más atención cuando la utiliza.

Por lo tanto, no podemos basarnos en las expresiones faciales para reconocer a un perro triste.

Pero si no podemos confiar en la expresión facial de un perro triste, ¿cómo podemos saber cuándo está triste?

¿Qué aspecto tiene un perro triste?

mi perro esta triste

Un perro triste puede:

  • estar desinteresado y no responder a las cosas que suceden a su alrededor
  • dejar que su cola cuelgue suelta entre sus patas
  • mantener la mirada baja y no buscar el contacto visual
  • hacer movimientos lentos y discretos
  • perder el apetito
  • perder el interés por los juguetes o los juegos
  • perder más pelo de lo habitual
  • dormir más de lo habitual.
  • Antes de intentar animarles, veamos primero qué puede ponerles así.

Causas de la tristeza en perros

Nuestros perros se pueden sentir mal por las siguientes razones:

Enfermedad

Muchos signos de un perro infeliz pueden ser también síntomas de una enfermedad física.

Por ejemplo, un perro con fuertes dolores articulares debidos a la displasia de cadera o a la artritis puede dejar de comer y no querer hacer ejercicio.

Y, por supuesto, cualquier tipo de enfermedad puede entristecerles porque se sienten mal.

Si tu perro está así, pide una cita con tu veterinario para descartar cualquier causa médica subyacente.

Duelo

Los perros son una especie social. Incluso sus antepasados salvajes dependían de la fuerza en grupo para sobrevivir, y los perros domésticos son capaces de formar estrechos vínculos emocionales con los humanos y otros perros.

Cuando los perros pierden a una persona o un animal con el que estaban estrechamente relacionados, pasan por un proceso de duelo, que puede incluir elementos de tristeza, depresión, aumento de la ansiedad y estrés.

Soledad

Su perro también puede ponerse triste si de repente tiene que pasar más tiempo solo.

Por ejemplo, si consigues un nuevo trabajo, tu horario cambia, o si un niño que siempre ha jugado con él es lo suficientemente mayor como para mudarse.

Cambio de hogar

Los perros son más felices y tienen más confianza cuando saben exactamente qué esperar de su entorno y su rutina.

Una mudanza puede ser fuerte para los perros. Y encontrarse inmersos en un territorio desconocido puede hacer que pierdan parte de su chispa.

La llegada de una nueva mascota o miembro de la familia

Los bebés, los cachorros y los gatitos alteran las rutinas bien establecidas.

Incluso la llegada de una nueva pareja o compañero de piso puede cambiar la dinámica entre un perro y su familia.

Estos cambios en la rutina, o en la cantidad de atención que reciben, pueden dejar al perro frustrado o triste.

Falta de estimulación física o mental

No es raro que los perros que utilicen comportamientos destructivos, como morder o cavar, para drenar su energía.

Pero todos los perros son diferentes y algunos reaccionan con tristeza.

Este puede ser el caso si no pueden hacer ejercicio porque se están recuperando de una operación, por ejemplo.

Falta de propósito

Muchas de nuestras razas modernas de perros, incluidos los labradores, se criaron originalmente para trabajar.

Pasaban largas jornadas trabajando junto a un humano para completar una tarea. Y cada nueva generación se criaba con los que mejor lo hacían.

Hoy en día acogemos a los labradores y a muchas otras razas de trabajo en nuestro hogar como simples compañeros. Pero su capacidad de trabajo sigue estando inscrita en su ADN.

Y la falta de propósito puede hacer que se sientan perdidos y un poco tristes.

Estás triste

Algunos perros se ponen tristes porque saben que su dueño u otro perro con el que viven está triste.

Veamos cómo puede darse esto antes de ver las formas de consolar a tu perro.

¿Pueden los perros sentir la tristeza?

Muchos padres de mascotas afirman que sus perros pueden ver cuando están molestos. Y eso no es una ilusión.

¡Tu tristeza puede alterar a tu perro también!

Hay muchas pruebas de que los perros imitan el lenguaje corporal de sus congéneres, lo que se considera el primer componente de la empatía.

En estudios realizados, se grabó a los perros participantes oliendo, acariciando y lamiendo a un desconocido que fingía llorar.

Pero no estaba claro si esta reacción era una expresión de preocupación empática o si el perro había aprendido en el pasado que sería recompensado por «calmar» a las personas en apuros.

Investigaciones recientes

Sin embargo, un estudio realizado muestra que los perros experimentan un aumento de cortisol -la hormona de la lucha o la huida- y muestran una combinación única de comportamientos de alerta y sumisión cuando se exponen al llanto de un bebé humano.

Los investigadores atribuyeron esta combinación de respuestas hormonales y de comportamiento a una empatía rudimentaria entre las especies.

Investigaciones aún más recientes han indicado que las perras son más empáticas que los machos, y que la empatía de los perros hacia su dueño aumenta con el tiempo.

Los perros no sólo detectan episodios breves de estrés extremo; también experimentan estrés a largo plazo si estamos estresados durante mucho tiempo.

Todo esto confirma la idea de que los perros no sólo pueden sentir cuando estamos tristes, sino que comparten nuestra tristeza con nosotros.

Aunque sea por poco tiempo o algo leve ellos son capaces de sentirlo.

Consejos para animar a un perro triste

Consejos para animar a un perro triste

Pero ahora vamos a centrarnos en cómo animar a tu compañero peludo.

Aquí tienes 8 maneras de hacerle sonreír:

1. Llevarlo al exterior

El aire fresco y el ejercicio son excelentes para todos, pero son especialmente beneficiosos para nuestros perros.

A menos que el veterinario aconseje lo contrario, los perros deben tener la oportunidad de hacer ejercicio todos los días.

Recorrer siempre la misma ruta puede ser aburrido, así que haz una lista de lugares nuevos y emocionantes.

Si tu perro suele ser muy activo, pero no puede hacer ejercicio en este momento, lo más probable es que ese sea el motivo de su tristeza.

En ese caso, busca los cochecitos o llévale a algún sitio en el auto y deja que disfrute de las vistas con las ventanillas bajadas cuando llegues.

2. Sea creativo con los juguetes

Los juguetes y los juegos pueden cumplir con las necesidades de estimulación física y la estimulación mental al mismo tiempo.

Si tu perro pasa de ti con demasiada facilidad, o si alguno de los dos tiene restringido el ejercicio, estas actividades enriquecedoras evitarán que se sienta triste:

– un cajón de arena o una zona de excavación en el patio trasero

– una piscina para niños llena de agua o de pelotas de plástico

– juguetes interactivos

– y alimentadores de rompecabezas

3. Entrenamiento

Los juegos de entrenamiento y práctica son una gran manera de imitar la relación de trabajo que los labradores deben tener.

Crean una sensación de utilidad que los perros encuentran muy satisfactoria.

4. Jugar

Un perro de trabajo feliz siente que su trabajo es sólo un largo y gratificante juego.

Y un juego de atrapar o de escondite puede ser suficiente para proporcionarle los mismos beneficios.

Le emociona, le hace participar en actividades contigo y refuerza su vínculo.

5. Socializar

Al igual que nosotros, la soledad puede hacer que los perros se sientan mal.

Si está ausente la mayor parte del día, considere la posibilidad de contratar una niñera o una guardería para que su perrito tenga compañía.

Si su perro formaba parte de una pareja, pero su compañero ha fallecido y aún no estás preparado para tener otro perro, considere la posibilidad de acudir a los parques para perros o a los paseos de perros del refugio local.

6. Establecer una rutina

Los perros son felices cuando saben qué esperar.

Si puede establecer una secuencia diaria de comidas, ejercicio, juegos de entrenamiento, siestas y periodos de descanso, su perro sabrá qué esperar.

Y los perros seguros de sí mismos son perros felices.

7. Premiar el comportamiento feliz

Puede sonar un poco manipulador, así que quizás la mejor manera de verlo sea decir «no premies el comportamiento triste».

Los perros repiten los comportamientos por los que son recompensados, así que, si le das a un perro triste demasiada atención y golosinas, seguirá repitiendo el mismo comportamiento.

Primero, intenta que esté contento y emocionado con un juego o un paseo, y luego inmortaliza el momento dándole muchas atenciones y felicitaciones.

La idea es que, al fomentar el hábito de abrazar las cosas buenas de la vida, le resultará cada vez más natural.

Lee aquí nuestros consejos para tener un cachorro de labrador feliz

8. Medicamentos

Si su perro está tan profundamente triste como para experimentar una depresión, y nada parece ayudarlo, la medicación puede ser la solución.

Si sospecha que este es el caso de su perro, pida una cita con su veterinario para discutir las diferentes opciones.

¿Cómo sabré si mi perro triste se encuentra mejor?

Sabrás que has tenido éxito en animar a un perro triste cuando:

  • levanta la cola y saluda con entusiasmo
  • tiene las orejas bajas
  • su postura es relajada
  • es juguetón
  • se inclina hacia ti para recibir un poco de amor.

Aquí te dejamos 10 formas de saber si tu labrador es feliz a través de su lenguaje corporal

¡Esta feliz!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba