Por qué huyen nuestros perros y cómo evitar que se escape

Por qué huyen nuestros perros y cómo evitar que se escape

Únete a nuestra comunidad
Ahora puedes unirte a la comunidad del Labrador Retriever:

Si su perro sigue huyendo, tiene un problema. Pero, afortunadamente, es un problema que suele tener solución. Vamos a ver cómo evitar que un perro se escape, pero como ocurre con muchos problemas de adiestramiento de perros, es útil entender primero cómo empezó el problema. Si quiere resolver el problema, necesitará formación. Puede que te resulte útil suscribirte a mi lista de consejos de entrenamiento por correo electrónico. Es gratis, sólo tienes que dejar tu dirección de correo electrónico en el campo de abajo.

La huida tiende a sorprenderte. Los cachorros pequeños no huyen porque necesitan estar cerca de ti para sentirse seguros. Los perros más grandes, en realidad, no. Entonces, ¿por qué algunos perros grandes acuden cuando se les llama y otros no?

Ahora que ya no vuelve a ti

¿Recuerdas cuando tu labrador corría hacia ti cada vez que lo llamabas? ¿Ha cambiado todo eso ahora? ¿Se toma su tiempo, deteniéndose a olfatear una hoja o a examinar un lugar donde otro perro ha orinado? ¿A veces le mira directamente a usted y luego se aparta y sigue caminando en otra dirección? ¡Qué dolor de ser ignorado!

¿Hay veces que ni siquiera te ofrece la cortesía de una mirada? Le quitas la correa y sale volando hacia el horizonte. ¡Y a menudo se va durante varios minutos! Si este es el caso, tiene usted los ingredientes de un perro desbocado. Y ahora es el momento adecuado para abordar este problema. Averigüemos cómo empezó este problema.

¿Por qué huyen los perros?

La huida y la ignorancia de las órdenes de retirada y de otro tipo suelen comenzar hacia el final del primer año de vida del perro. ¿Es un problema de edad? ¿Se le pasará a tu perro?

¿Es mi perro cachorro terrible?

En esta situación, es natural preguntarse si mi fiel amigo se está convirtiendo en un adolescente quisquilloso. ¿Cree que soy un tonto? Desgraciadamente, culpar de estos problemas a la adolescencia y esperar que el perro los supere no servirá de nada. No lo hará. Su creciente independencia es ciertamente parte del proceso de crecimiento, pero no es la causa de su huida, y no es temporal. Y si lo ignoras, la huida probablemente sólo empeorará.

¿Ya no le gusto a mi perro?

Otra preocupación habitual de los dueños de perros jóvenes es que las huidas y las llamadas ignoradas signifiquen que su perro no les gusta.

Es muy poco probable que esto ocurra, a no ser que haya tratado a su perro de forma poco amable. Aun así, los perros son muy indulgentes y disfrutan mucho con sus dueños la mayor parte del tiempo. Pero no cuando hay mejores cosas que hacer fuera.

¿Mi perro está intentando tomar el mando?

Ésta es quizá la conclusión más común a la que llegan los padres de perros exasperados. A la gente le preocupa que su perro se vuelva dominante. ¿Tal vez su perro se cree el jefe? ¿Tal vez necesitas mostrarle quién es el jefe? ¿Ser un líder de la manada?

Afortunadamente, huir no tiene nada que ver con la dominación (de hecho, a muy pocos perros les interesa la dominación, pero esa es otra historia). No significa que tu perro no te quiera y tiene poco que ver con la adolescencia. Todo tiene que ver con un gran agujero en su educación. Pero antes de que se desanime, sepa que esto es algo bueno. Porque las lagunas en la formación se pueden cubrir. Volveremos a ello en un momento. Pero primero, veamos qué es la retirada funcional.

Indicaciones

Solíamos llamar a las señales «órdenes». Las pistas son simplemente señales que indican al perro lo que se espera de él. Usted proporciona una señal que indica al perro lo que debe hacer.

Respuesta

En teoría, el perro responde correctamente a esta señal y, en este caso, se dirige hacia usted a toda velocidad.

Resultado

Y cuando el perro llega, le das la recompensa que refuerza esa respuesta. O, al menos, lo haces a veces (ya veremos qué significa «a veces» en un momento).

Cómo funciona el entrenamiento de recuperación

Esta es la parte más importante. Por supuesto, este proceso señal -> respuesta -> refuerzo no se produce sin más. Usted ha entrenado a su perro para hacer esto. ¿No es así? Veámoslo más de cerca.

Podría interesarte: Perro fuera de control: ¿Estás perdiendo el control de tu labrador?

Respuesta de retirada automática

Esta respuesta de recuerdo, este «baile feliz» entre usted y el perro, sólo puede tener lugar de forma fiable si la respuesta del perro se ha convertido en «automática». En otras palabras, el perro no tiene que tomar una decisión cuando oye la llamada, sino que automáticamente empieza a moverse hacia usted.

El objetivo del adiestramiento canino es conseguir esta respuesta irreflexiva e incuestionable a nuestras señales el 99% de las veces. A menudo la gente piensa que ha alcanzado este punto feliz en la formación cuando no es así. De hecho, están muy lejos de ello.

Sí, el perro viene cuando se le llama, pero siempre toma una decisión consciente de hacerlo. Piensa: ¡Ah, el silbato! ¡Eso significa queso! Bueno, no hay nada mejor que hacer, y toda esta carrera me ha dado hambre, ¡así que voy a ir a buscar su mejor cheddar! Se puede ver que cuando llega algo mejor que el «queso», o cuando simplemente no tiene hambre, o se aburre del queso, el perro puede tomar una decisión muy diferente. Entonces, ¿cómo podemos evitar este problema? ¿Cómo convertir esa decisión consciente en una respuesta automática?

Formación y práctica

La respuesta está en la formación. Pero no cualquier entrenamiento. Hay que entrenarlo de forma estructurada para construir la respuesta automática que buscamos en capas sólidas y duraderas. De este modo, tu perro no tiene que pensar, no elige, sólo responde. Automáticamente. Esto requiere mucha práctica y un entrenamiento repetitivo.

La mala noticia es que no hay verdaderos atajos. La buena noticia es que cualquiera puede hacerlo, si está dispuesto a dedicarle tiempo. Porque detrás de todo perro «bueno» hay mucho trabajo.

Formación sensible al contexto

Debe entrenar esta respuesta automática en todo tipo de situaciones en las que usted y su perro puedan encontrarse. En la playa, en el parque, con otros perros, con otras personas, etc. La incapacidad de hacer esto está en el centro de los problemas de retirada. Los labradores y otros sabuesos son muy susceptibles a estos problemas. En parte porque han sido criados para cazar y perseguir.

El otro problema común es que, como suelen ser perros muy amigables y sociables, a los labradores no hay nada que les guste más que jugar con otros perros y conocer gente nueva. Por ello, tendrás que esforzarte en enseñar a tu perro a mantenerse alejado de otros perros. Este tipo de formación específica para el contexto se llama entrenamiento. Y es la clave del éxito. La mayoría de las personas cuyos perros ya tienen el hábito de huir tienen uno o más de los siguientes cuatro problemas

Problema de huida 1 – Su perro no ha recibido un adiestramiento básico de retirada.
Esto puede parecer obvio, pero como hemos visto, la respuesta de recuerdo incondicional que buscamos debe ser entrenada. Los perros no saben hacerlo automáticamente. Incluso si trotan a su alrededor cuando son cachorros, es necesario entrenar y ensayar cuidadosamente una respuesta de retirada buena y fiable. Pero no te preocupes. Puede empezar a entrenar esta respuesta de retirada hoy mismo. Este enlace le guiará en el proceso. Sin ella, las cosas sólo empeorarán.

Problema de fuga 2: no se ha comprobado la capacidad de recuperación de su perro
Este es el problema de retirada más común. Este perro vendrá maravillosamente cuando se le llame, a menos que tenga algo mejor que hacer. Tratar de recordarlo lejos de otros perros suele ser lo más difícil. Por desgracia, a los perros les cuesta entender que el silbido de retirada significa lo mismo en la playa, cuando está jugando con ese caniche, que en el jardín, donde está deprimido, esperando que termines de regar las flores y vayas a cocinar su cena.

Si su labrador tiene menos de un año y tiene problemas de recuerdo, es probable que no haya terminado de enseñarle esta respuesta tan importante.

Problema de fuga 3: su perro tiene una pista dispersa
Otra causa muy común de fracaso en el recuerdo es el «respuesta incierta y variable». ¿Qué queremos decir con esto? Para que sea eficaz, cualquier «señal» que enseñe a su perro debe estar firmemente asociada a la respuesta que usted desea. Para el recuerdo, queremos que la señal se asocie con correr hacia ti. Rápido.

La respuesta correcta se debilita

Si la señal se asocia accidentalmente con otro comportamiento (como huir de ti), la respuesta correcta se debilita y muere. En el caso del recuerdo, este envenenamiento de la señal suele producirse porque la gente utiliza la señal de recuerdo en situaciones en las que la respuesta de recuerdo es improbable o no puede garantizarse.

Por ejemplo, si no ha enseñado a su cachorro labrador de seis meses a alejarse de otros perros, no responderá a sus indicaciones cuando juegue o corra hacia un perro que haya conocido en un paseo. No se trata de que su perro sea desobediente. Su señal ha perdido su significado

La respuesta equivocada se hace más fuerte.

Por desgracia, los resultados son más importantes que tener que correr detrás de su perro. Porque ahora tiene un nuevo vínculo o «asociación» en su cerebro. La señal de retirada no sólo se asocia a correr hacia ti. Ahora también se asocia al juego con otros perros. La próxima vez que le llames o le silbes, tendrá dos asociaciones en competencia en su cabeza. Y eso no es bueno.

Reparación

Simplemente, una pista envenenada ha perdido su significado. Y puede ser difícil recuperar el significado original de la señal para el perro. A veces, la solución más fácil es volver a aprender el recuerdo con una señal completamente diferente. Si su perro sólo ha ignorado la señal un par de veces, es posible que pueda salvar la situación.

Pero ahora es muy importante generar muchos escenarios en los que el perro sea capaz de realizar una excelente recuperación en respuesta a su señal. Para crear respuestas automáticas, hay que crear grandes vías en el cerebro. Y al igual que los caminos en un campo, los caminos en el cerebro se vuelven más claros, más obvios y más fáciles de seguir cuanto más frecuentemente se utilizan. En efecto, estás reconstruyendo estas buenas vías en su cerebro, la pista que lleva a la respuesta, sin dudarlo.

Problema de fuga 4: no está recompensando eficazmente a su perro

El último problema que analizaremos es el de la disminución de las recompensas. Aunque en el adiestramiento de perros es bueno desvanecer las recompensas hasta cierto punto, una vez que se ha aprendido una habilidad, no es bueno dejar de recompensar al perro por completo. Sin embargo, esto es lo que muchos de nosotros hacemos a nuestros perros, una vez que han aprendido una nueva habilidad. No sólo para la retirada.

Simplemente dejamos de molestarnos en recompensarlos. O les damos recompensas que realmente no aprecian (como una «palmadita» o un «buen perro»). Es importante recordar que las respuestas a una señal que nunca se refuerzan acabarán por desaparecer. Ningún animal continuará indefinidamente haciendo algo que no vale la pena.

Recompensas de bajo valor

Las recompensas poco frecuentes o de escaso valor son una causa común de fracaso en la recuperación de los perros mayores. Al igual que nosotros, los perros necesitan que se les refuerce el buen comportamiento. Así que tenemos que asegurarnos de que estas respuestas vayan seguidas a veces de una recompensa de gran valor. Así que, de vez en cuando, cuando salgas a pasear, mete en tu bolsillo una sabrosa golosina. Y dale a tu perro una recompensa sorpresa después de una retirada realmente rápida y entusiasta.

Conclusiones

Su perro puede huir por cualquiera de las razones mencionadas anteriormente. La solución para huir es la misma. Debe entrenar y probar una respuesta de retirada automática. Si la capacidad de recuperación de su perro es cada vez menos eficaz, o si nunca llegó a hacerlo, piense en ello. ¿Realmente has terminado de entrenar esa respuesta automática? ¿Lo has probado en muchas situaciones diferentes? ¿O necesitas trabajar un poco más en ello?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba